Dustin Diaz

Una de las cosas que tenía pensadas desde el inicio del blog, era hablar de otros fotógrafos y cosas relacionadas con la fotografía pero que no fuesen mías, como libros que considere interesantes por ejemplo. Para empezar esta categoría, que me ha dado por llamar Esto no es mío! (original eh? :P), os voy a hablar de un fotógrafo que seguramente ya la mayoría conoceréis, pero aún así merece la pena. Se llama Dustin Diaz y a algunos informáticos y diseñadores os sonará porque es el autor del libro Javascript Design Patterns. Actualmente es ingeniero de interfaces de usuario en twitter a la vez que fotógrafo profesional. Ha pasado por empresas como Yahoo! antes de ello, y viviendo en San Francisco, en los Estados Unidos, tiene su estudio de fotografía (Flash Bullet) junto a su mujer, con la que se dedica a hacer books de diferentes tipos y fotografía de bodas. Una cosa graciosa es que Erin, su mujer, usa Canon y él usa Nikon. Pero no hay nada mejor sobre este debate que la manera que él tiene de contestar a esta situación. Aunque no me acuerdo dónde lo decía, era algo tal que así: Imagina que la fotografía es

Pinchitos

Aunque pueda recordar a una sala de tortura, lo que se ve no es otra cosa que una puerta. Concretamente la de una de las iglesias de Girona. Creo que la que estaba en lo alto del barrio Judío? No lo recuerdo bien porque tampoco me orienté demasiado por esa zona, además de que era un poco tarde y estaba cansado :P Pero bueno, entre que no me llamaba la atención del todo el hecho de fotografiar la purrta entera y tampoco podía desaprovechar la oportunidad de tomar otra fotografía cercana de detalles, aquí está el resultado. Últimamente estoy poniendo muchas fotos en blanco y negro de alto contraste, así que creo que no debería tardar en sacar una entrada sobre cómo lo hago ¿no? Que ya sé que algunos lectores lo esperan ;)

Saturando los colores

No es la primera vez que hablo de ella, y tampoco será la última, porque nunca me cansaré de decir lo buena que es la luz del atardecer para la fotografía. Hace que los objetos tengan relieve debido a la posición baja del sol que acentúa la profundidad con las sombras laterales, pero además transfiere unos tonos anaranjados a los objetos que me gusta mucho. Por otro lado, una de las cosas que me gustan en mis fotos, es que los colores sean vivos y estén bien saturados. Para conseguirlo se puede tirar de postprocesado en LightRoom o Photoshop, pero el postprocesado solo sirve partiendo de una buena fotografía base. La luz a estas horas permite captar buenos colores ya que no hay un rango de luz demasiado alto y por tanto podemos capturar toda la escena sin tener elementos quemados (que perderán sus detalles, y sobre todo sus colores), lo cual es una buena base para captar los colores como queremos. Pero el truco más significante aquí creo yo es, el subexponer un poquito la fotografía. Cuanta más luminosidad menos colores (la luz más potente se acerca más al blanco, mientras que si le quitamos un poco de potencia,

Vestigios del pasado

A veces una fotografía llama más la atención cuando sólo se deja ver parte del sujeto. Esto hace que la persona que mira la fotografía no diga “sí, es un coche chulo” y pase a la siguiente fotografía, sino que se quede pensando por un momento qué es lo que puede ser. Aunque sólo sean unas décimas más de segundo lo que conseguimos captar más atención de estas personas, merece la pena. Bueno, pues en esta ocasión la fotografía es un primer plano de una rueda que pertenece a una de esas máquinas que se usaban antiguamente para remolcar los barcos. Fue vista en el paseo marítimo de Lloret del Mar, en Girona, y la foto me gustó por el detalle captado y la textura de la pintura de la rueda en primer plano. Y como casi siempre, el blanco y negro es de alto contraste, con sus sombras empastadas y sus blancos quemados, donde hace falta ;)

Detalles y texturas

En estos días próximos varias de las entradas serán de la categoría de detalles, por dos motivos principalmente: He vuelto a hacer fotografía de detalles, como pensé hace tiempo que debería volver. Me voy de viaje y estas fotos sueltas me van a servir para dejar entradas programadas para los días que no esté ;) Además, como ya he dicho en más de una ocasión, las texturas que ofrecen algunas paredes me gustan mucho y acompañado con algo más que le de algo de viveza a la foto, pues puede quedar bien. En este caso opté por rellenar el tercio superior con las enredaderas de la pared, y además procesé la foto de manera acusada en los contrastes de la pared, para darle un efecto más duro.

Sumimasen 「すみません」

Sumimasen 「すみません」, o lo que es lo mismo, “perdone” en japonés, es la forma más fácil de empezar a preguntarle a una persona si se le puede hacer una foto. Como ya dije a principios de año, me propuse llevar a cabo un proyecto personal consistente en hacer fotografías de miradas y, hacerlo con los desconocidos al principio no es fácil. Como a muchos de los fotógrafos les pasa, al principio da corte el hacer fotos a desconocidos, o pedírselas, ya que te pueden decir que no, o se pueden molestar. Pero hay que ir con la mentalidad de que el “no” ya se tiene y no hay nada que perder. Bueno sí, la vergüenza ;) Y gran parte de este proyecto trata de eso, de sortear estos inconvenientes y tener el valor de hacer fotos a desconocidos. En este caso, me costó varias estaciones de metro antes de ser capaz de dirigirme a dos chicas japonesas que venían conmigo desde el aeropuerto, y la verdad es que me ayudó el hecho de tener una conversación en japonés… ¿curioso verdad? Pues eso, después de hacer las típicas preguntas de rigor… どこから? / 三年前私は日本に行きました / 難しい日本語をわかりません。。。 y demás, pues ya se

Fotografiando con velocidades bajas

Una de las ideas que tenía desde hace tiempo para una sesión de fotos era hacerla al atardecer para intentar captar los colores del cielo cambiando de tonos azules a rojizos. Además para la localización me encontré con un parque que tenía una fuente/estanque curioso y que se iluminaba a partir de que saliesen los últimos rayos de luz. Esto significa que, siendo al atardecer, la luz será muy baja, y habrá que subir la ISO y hacer las fotos con unas velocidades de obturación bastantes bajas. Pero, ¿a qué llamo una velocidad baja? Pues, el otro día, leyendo un poco sobre las cámaras Lomo, éstas indicaban mediante el parpadeo de una lucecita, que había una velocidad baja cuando el tiempo era inferior a 1/60 segundos. Ésto depende también de la distancia focal que usemos, que puede trepidar la foto, pero también del movimiento del sujeto (porque se mueva mientras se hace la foto). Así, podemos pensar que menos de 1/60 segundos es una velocidad baja. Para que os hagáis una idea, yo disparaba a 1/8 segundos (8 veces menos de luz que a 1/60) en esta sesión… El por qué de usar esa velocidad es: Para captar la luz

Miradas felinas

Cuando fuimos a Peña Escrita, en Almuñecar (Granada), también vimos algunos animalitos en el parque. Estaban en cautividad, en unas rejas cuya altura no se podía sortear para hacer la foto. Para hacer fotos en estas condiciones siempre podemos intentar pegar el objetivo lo más que podamos a las rejas, utilizar la máxima distancia focal disponible y abrir el obturador al máximo. Con ello conseguimos desenfocar las rejas todo lo que el objetivo permita, haciendo que salgan lo menos posible. Estas fotos están hechas con el 24-70 de Canon, a 70 mm y a f/2.8 de apertura Pero el hecho de que estén en cautividad no significa que la foto vaya a ser fácil de hacer, ya que estos animales no suelen estarse quietos, y hay que utilizar unas velocidades de obturación muy altas (como mínimo 1/200). Además, el mayor obstáculo será conseguir un buen encuadre por culpa de las rejas, ya que es muy fácil que salgan en la foto haciendo que no queden como quisiéramos. Al final, entre encuadre y expresiones de los animales, sólo me quedé con estas dos fotos que veis y en mi opinión, tampoco son una maravilla, pero ahí quedan de recuerdo.