Niebla

Generalmente cuando vamos a hacer fotografías, estamos deseando contar con las mejores cualidades lumínicas, el cielo azul perfecto con manchas de esponjosas nubes de algodón, la cantidad de gente perfecta para que la fotografía quede como nos gustaría… Cuando estamos en nuestra ciudad, esos parámetros podemos elegirlos simplemente diciendo “hoy no salgo a hacer fotos” o “hoy hace un día estupendo, me voy a hacer fotos!”. Desgraciadamente cuando hacemos fotografías en un viaje, y tenemos una ruta planificada que, además, compartimos con más gente que no hace fotografías, es imposible cambiarlo y hay que adaptarse a las condiciones meteorológicas del momento. Pero a veces, ese mal tiempo que no queríamos que ocurriese puede jugar en nuestro favor si sabemos utilizarlo en nuestra fotografías. El ejemplo que hoy muestro es el de un día totalmente neblado en la ciudad de Utrecht, Holanda. Cuando la niebla es densa no podremos hacer fotografías de paisajes extensos ya que el campo de visión será muy limitado, pero aprovechando eso mismo podemos aportar un toque de profundidad: los elementos más cercanos aparecerán totalmente visibles mientras que los lejanos irán perdiéndose con un sutil degradado a blanco. Si los edificios son lo suficientemente altos como en

Vida en una fotografía

He aquí otros dos ejemplos de “el momento justo” en la fotografía. Me encanta fotografiar un lugar y que justo en ese momento pase alguien para darle vida. Y es que no solo le da vida. Cuando incluímos un elemento humano en una fotografía estática estamos enriqueciendo el encuadre. Estamos incluyendo un punto de referencia para el ojo de la persona que mira la imagen, le decimos hacia donde debe mirar y proporcionamos una escala respecto a los demás elementos, además de dinamismo. Hablaré de esto en una entrada en el blog más adelante :) Esta segunda fotografía me encantó cuando la hice porque atravesé el callejón estrecho y me llamó la atención, y cuando me di la vuelta para fotografiarlo, justo estaba entrando la chica en el tunel. Perfecto para un contraluz que ya sabía que se convertiría en blanco y negro de alto contraste.

Flores en Utrecht

Una de las primeras cosas que vi cuando llegué a la ciudad de Utrecht, la primera ciudad a la que fui en Holanda, estaba a dos calles de donde dejamos el coche en el que vinimos desde IJsselstein y fue un puesto de flores a la  esquina de un canal. Como se puede intuir por el fondo de la foto bajo estas lineas, el día había amanecido con una niebla impresionante, así que un puesto de flores era una oportunidad estupenda para captar algo de color en un día que pintaba muy apagado. (Realmente también habría hecho las fotos si no hubiese niebla aquel día :P) Generalmente la tendencia que tengo con las flores es hacerles fotos con el diafragma bastante abierto para así poder hacer un enfoque selectivo, cosa que quien me conoce sabe que me encanta. Sin embargo, esta vez probé a hacer la fotografía con un ultra angular, a 16 mm. y me dio el resultado que habeis visto en la fotografía de la cabecera. La verdad es que cambiar el punto de vista a veces es un acierto total y estoy muy contento con el resultado. Por supuesto, si no se experimenta con nuevas cosas, no

Fotos “raras”

¿Nunca os pasa que sacais una foto que, técnicamente sabéis que no es la mejor precisamente, pero tiene un algo que os llama la atención? Esto es lo que me pasó a mi con estas dos fotos que os muestro. No tienen nada especial, pero quizás la atmósfera que tienen debido a la densa niebla y al color me llamó la atención hasta el punto de que no borré las fotos como quizás habría hecho en otro momento. Las dos fotografías están hechas a pulso en medio de una oscuridad casi total, y la fotografía que encabeza la imagen está procesada de una forma parecida a esta otra, añadiendo grano con Lightroom. Por cierto que estas fotos son de noche vieja, en Ijsselstein, Holanda. Allí no celebran el cambio de año con uvas como nosotros. ¡Ni siquiera tienen campanadas! Allí lo que hacen es que a las 0:00 salen a la calle a tirar cohetes y petardos. El color rojo de esta fotografía es debido a uno de estos fuegos artificiales, y la combinación de colores, los petardos brillando en el cielo, la niebla y el destello inferior me hace analizar la foto una y otra vez. Eso sí, nosotros

De viaje

En todos los viajes me gusta sacar fotos desde el avión, porque pocas veces se tiene la oportunidad de hacer fotos desde el cielo a esa altura… aunque es verdad que al final casi todas las fotos son iguales, siempre se pueden captar variaciones, tanto de textura en las nubes y cielo, como de colorido dependiendo de la hora. Como ya comenté en alguna entrada, este último fin de año lo pasé en Holanda, y por supuesto aproveché el viaje para hacer algunas fotos. Por ejemplo ésta es una foto que no pude hacer nunca hasta ahora. Aproveché la disposición de las nubes para captar dos planos distintos de profundidad: el de las nubes en contraposición al de la ciudad, mucho más bajo. Ésta sin embargo es un clásico en mis viajes: no puede faltar una textura esponjosa de nubes en blanco y negro ;) Tanto en el viaje de ida como en el viaje de vuelta cogí el amanecer. ¡Era mi primera vez, la verdad! Hay que saber cuál es el momento idóneo para captar con suficiente claridad las nubes y además captar los colores anaranjados en el horizonte. La mejor táctica: No dejes de fotografiar en esos momentos,

Salomón

Nos conocimos por trabajo, pero ha llegado a convertirse en uno de mis mejores amigos en muy poco tiempo. Con el corazón dividido entre Irlanda y Japón, es un gran traductor y mejor persona. Siempre está dispuesto a echarte una mano en lo que haga falta. La verdad es que al inicio del día, tuve bastantes problemas para empezar la sesión, por la mala hora y por lo mal que iba de tiempo, ya que fue en una de mis visitas fugaces a Málaga por Navidad. Coincidió que el sol pegaba muy fuerte y los flashes casi no podían equilibrar la luz, ya que no puedo sincronizar a más de 1/200 con los Cactus V4 (aquí si que me habrían venido bien unos Pocket Wizard’s…). Al final, después de un rato buscando, conseguí encontrar un lugar en la sombra, que me sirvió para poder regular la luz a mi gusto :) Y curiosamente, el lugar que encontré y utilizé (que no estaba en mi lista inicial, como suele pasar en muchas ocasiones) me dio mucho juego ya que en unas escaleras con unos depósitos de refrigeración consguí un look industrial, que reforcé utilizando geles rojos para colorear los flashes. El

Sesión urbana

A finales de 2010 conseguí combinar dos ideas que tenía desde hace tiempo: hacer una sesión urbana (en medio de la ciudad) y aprovechar la iluminación navideña. Lo malo es que como me pilló en mitad de un proyecto con bastante trabajo no tuve mucho tiempo de organizarlo, y además los días antes estuve en Málaga, y los días después en Holanda… por lo que el resultado fue que me quedé sin maquilladora jeje. Igualmente, gracias a la maravillosa Sonia Corchero pude sacar buenos resultados de la sesión. Empecé con el 70-200 para conseguir la profundidad de una calle: Y pasé al extremo opuesto, el de los 16mm para este efecto que no se suele ver mucho en fotografías de moda ;) Aquí cambiamos de localización y de objetivo, para empezar a usar exclusivamente el 50mm Estas fotos ya están tomadas después de un descansito y aprovechando la magia que da las luces de fondo. La foto del inicio de esta entrada también está tomada a 16mm. y además experimenté con velocidades bajas para capturar el movimiento del tráfico mientras que con los flashes congelaba el movimiento de la modelo.

Después de la tormenta

Mira que me propuse escribir más, o al menos transformar esto en más photoblog, con más imágenes y menos texto… pero nada xD Menos mal que pablAud me ha dado un toque (gracias!) y por ello por fin he descargado 4 fotos que hice el sábado pasado desde mi ventana. Y es que una de las cosas que me gusta de vivir en Barcelona, es su cielo. En cualquier momento en esta época del año se ve este cielo rojo al atardecer. Bueno, concretamente estas fotos contienen lo que se ve desde mi ventana después de un día de lluvia. Me encanta estar trabajando frente al ordenador, girar la cabeza, mirar por la ventana y ver estas nubes esponjosas de color cálido. No puedo hacer otra cosa que sacar la cámara, cargar el teleobjetivo y grabarlas en mi memoria para el futuro :D Sí, cielos rojos hay en todos lados, pero según lo que recuerdo, aquí en Barcelona los noto más frecuentes que en Málaga. Quizás el estar situado más al norte tenga algo que ver. Quizás la fotografía ha cambiado mi forma de percibir la realidad. ¿Quién sabe? El caso es que me gusta disfrutar de estas imágenes más