Las luces de la Torre Agbar

Hace unos días, cuando me despedí de Barcelona al volver a Málaga, comenté que pude presenciar un espectáculo de luces en la torre Agbar, uno de los símbolos de esta ciudad. Pues bien, después de pelearme unos cuantos días con el Premiere porque no conseguía renderizar por falta de memoria, por fin lo he conseguido. La música está sacada de Jamendo, con licencia Creative Commons ;) y he elegido este estilo, porque cuando estuve allí, había un grupito de chavales que tenían un loro con House que me acompañó el tiempo de noche que estuve haciendo fotos y como quiero recordar ese momento tal y como lo viví, creo que es lo mejor para acompañar las imágenes ;) Aquí os dejo con el resultado: Espero que os guste. Por cierto, por mi parte este será el último post del año hasta nueva sorpresa… así que, feliz año nuevo!

Silent Hill

Cuando fui a Rupit, poco antes del atardecer tuvimos que irnos inesperadamente porque se puso a llover. Nada más salir del pueblo, bajando la montaña en coche, nos invadió tal niebla que parecía que estábamos en Silent Hill… Ni corto ni perezoso, paré a un lado de la carretera y aun lloviendo, saqué la cámara y recé porque estuviese bien sellada ^_^’. He aquí el resultado. ¿Mereció la pena pasar frío y mojarse? Yo creo que si salen unas fotos dignas de ser publicadas (es decir, que gusten a uno mismo al menos), siempre merece la pena ;)

Rupit

Aunque la entrada anterior era mi despedida de Barcelona y dije que volví a Málaga, eso no significa que no vaya a seguir escribiendo algunas veces de mi estancia en Cataluña. En esta ocasión quiero hablaros del último viaje rural que hice, para despedirme también de esta comunidad. Gracias a @sipuga que me lo recomendó, cogimos el coche y nos dirigimos a esta localidad de Girona. Un pequeño pueblo perdido en medio de la montaña y al lado de un río, que distaba mucho de estar abandonado. Yo, con todo mi desconocimiento de los pueblos catalanes, no lo sabía, pero cuando llegamos allí vi que era un destino bastante turístico. Turístico pero rural. Buena combinación. Nada más llegar al pueblo y aparcar, teníamos que pasar el río a través de un puente colgante en el cual figuraba “No pasar más de 10 personas“. No daba mucha seguridad, pero desde luego, tenía su encanto. Media hora para hacer la foto sin gente… xD Como nos gustaba ir relajados… llegamos prácticamente a la hora de comer, así que lo primero que hicimos fue eso, buscar un sitio para comer mientras veíamos sus calles… El pueblo estaba lleno de detallitos como esta mesa y bancos

Adiós Barcelona

Como algunos ya sabrán, ya he vuelto a Málaga. Estos últimos días he estado quedando con algunos amigos de Barcelona, pero igualmente tenía pensado despedirme de la ciudad a mi manera. Para ello subí a una antigua batería antiaérea que hay cerca del parque del Guinardó, y desde donde tenía la idea que se podía hacer una panorámica de Barcelona pero sin estar tan lejos como si estuvieses en el Parc Guell o en el Tibidabo. Aunque fui a una hora para captar el atardecer, tuve la mala suerte de que ese día justamente había niebla, que no está mal en algunos momentos para crear un efecto de misterio, pero no era lo que buscaba. Igualmente, intenté aprovechar el viaje lo máximo posible y me quedé también hasta que anocheció para captar alguna fotografía nocturna donde se vean las luces de la ciudad. Aún así, al menos pude despedirme de la ciudad que me ha acogido durante algo más de dos años, desde el lugar al que tenía pensado ir desde hacía varias semanas. También, al ir cerca de las “fechas Navideñas” (según el Corte Inglés y compañía…), pude presenciar un espectáculo de luces en la torre Agbar, que os