Sonrisas en Akihabara

Fue en mi primera salida por Akihabara una vez llegado a Japón. Para saberlo no hay más que ver la fecha de la foto, 2 de Enero de 2013. Bajaba a este famoso famoso lugar cuya estación tiene el llamativo nombre de Electric Town, con el afán de conseguir el portátil que estaba buscando, pues me sentía aún un poco manco sin mi herramienta habitual para todo. Con más mala suerte que otra cosa conseguí encontrar la buscada tienda pero resultó que estaba cerrada debido a vacaciones de Navidad. La única tienda que realmente me interesaba en estos momentos, oculta al final de un pasillo de mala muerte escondido bajo unas vías de tren, tendría que ser probablemente la única en todo Japón que cerraba por Navidad. No tenía nada mejor que hacer, así que aprovechando que llevaba la cámara después de haber visitado un rato el templo de Asakusa me dispuse a dar una vuelta, a hacer tiempo para que las luces de los carteles de neón me saludasen y me dijesen lo muy espectacular que pueden llegar a ser estas calles tras el atardecer para un amante de las ciudades que transpiran vida nocturna. En una de esas vueltas

Seijin no hi pasado por nieve

El Seijin no hi o día de la mayoría de edad, es el día en el que los jóvenes que han cumplido 20 años entre el 2 de abril del año anterior y el 1 de abril del actual (con lo cual algunos de los asistente realmente aún tienen 19 años) son convocados en una ceremonia donde el alcalde de la ciudad les comunica sus nuevas responsabilidades y derechos como adultos. Después de eso, es común ir a visitar templos para hacer rezos aprovechando que este día, celebrado actualmente el segundo lunes de Enero, es fiesta nacional desde 1948. De ahí que mi recorrido planificado para ese día fuese desde Shibuya hasta el templo del Meiji Jingu en Yoyogi. Pues bien, como ya anuncié en la última entrada, en este día es tradición que las chicas vistan un tipo de kimono llamado furisode. Los chicos solían llevar también un kimono negro y una hakama, pero ahora casi siempre van en traje. El caso es que, con el tiempo que hizo debido a la gran nevada, apenas vi a nadie en kimono. Así que, de las pocas que vi (que creo que fueron tres xD) me quedo con esta foto con el paraguas bajo la nieve…

Gran nevada en Tokyo

El día 14 de Enero fue fiesta en Japón. Era el día de la mayoría de edad (成人の日 – seijin no hi), en el cual se celebra una ceremonia para los japoneses que han cumplido 20 años. Se suponía que iba a ser un día donde podría ver japonesas que visten en kimono para la ocasión y tener fotos chulas, pero en vez de eso, cuando me desperté preparado para bajar al centro con la cámara, ya desde la cama escuchaba algo raro en la calle. Era el sonido del tráfico sobre asfalto mojado. Mala señal. Si llovía no iba a poder hacer las fotos que tenía pensadas… Y por si fuese poco, cuando miré por la ventana, veía la nieve caer. La primera reacción fue la de “mierda, me he quedado sin fotos“. La segunda fue la de ponerme algo de abrigo y subir a la azotea a hacer alguna foto xD Dicho y hecho, con todas las dudas del mundo me vestí y tomé fotos de la calle. Al fin y al cabo era la primera vez que veía nevar en Tokyo. Así que ni corto ni perezoso, cogí la cámara, le enfundé el 50mm y la envolví

Ambulancias en Japón

A diferencia de España, aquí en Japón, las ambulancias no se mueven tan rápido. Es cierto que llevan su sirena para que los otros conductores le den prioridad, pero en ningún momento sobrepasan el límite de velocidad. De hecho, he visto casos en los que los demás coches (en otros carriles) van más rápido que las ambulancia. ¿Exceso de seguridad? Además, aparte de la sirena, van hablando por un megáfono indicando todo lo que piensan hacer: Girar a la izquierda, girar a la derecha, saltarse el semáforo (eso sí después de pararse)… Impensable en España, ¿verdad? Es un buen shock cultural ir por la calle sin conocer nada y encontrase una ambulancia que te habla, como me pasó a mí hace ya más de seis años…

Miko del templo Sensôji

Miko (巫女) o sacerdotisa del templo Sensôji, Asakusa; ayudando con la venta de amuletos en los tres primeros días de año nuevo.  

El ambiente en los días de celebraciones japonesas

Hoy os traigo una entrada extensa a pesar de que es la continuación de la anterior, la visita de año nuevo en el templo Sensôji de Asakusa. Os traigo muchas fotos para que podáis ver cómo son las cosas detrás del templo, que no todo es hacer cola tirar la monedita y hacer el ruego. Además de lo ya comentado, la gente realizar lo que se denomina el Omikuji, que no es otra cosa que sacar un papel al azar que funciona a modo de oráculo, indicándote cómo será tu suerte en este nuevo año. Si sale buena, todo perfecto, pero si sale mala atas tu papel en uno de los lugares dispuestos a ello en el templo para dejar tu mala suerte atrás y que no te acompañe. Otra cosa que se hace es dejar los talismanes de ese año para que sean quemados y comprar unos nuevos. Ya se sabe, año nuevo, talismán nuevo… O no. Las miko que puedes encontrar en todos los puestos durante estos días te venderán uno encantadas. Las miko son las sirvientes de los templos shintoistas japoneses. Son fácilmente identificables por su vestuario, de camisa blanca y hakama roja. Otra de las costumbres típicas,

Hatsumôde en Asakusa

El hatsumôde (初詣), es una tradición shintoista consistente en visitar los santuarios durante los tres primeros días del año para pedir deseos para el nuevo año, comprar amuletos (y dejar los del año anterior), probar un sake especial de año nuevo y sacar el omikuji, que te indica la suerte que tendrás en este nuevo año. Como ya comenté en la primera entrada del año, yo fui a visitar el Meiji Jingu justo después de las campanadas, pero quería volver y captar la esencia con luz diurna para que se viese algo mejor. El santuario elegido esta vez es el Sensôji, en Asakusa. Al estar abarrotado el camino del mercado de Asakusa de la cantidad de gente que había entrando hacia el templo, ya veis que estoy repitiendo un poco el proceso de la otra entrada y solo os voy a mostrar un poco el ambiente que había. Ya en otra ocasión más tranquila volveré y haré fotos del lugar para que lo veáis como es debido ;) Por otro lado, también grabé un vídeo para mostraros algo más del evento, pero como aún soy nuevo en esto de grabar vídeos y no estoy acostumbrado… la verdad es que se me olvidó

Paseo rápido por Shibuya

De cuando en cuando volveré a la dinámica inicial que tenía el blog, la de poner algunas fotos sueltas, de esas que se quedan por ahí perdidas y no se sabe donde meter, sin tener la necesidad de escribir mucho (o ningún) texto. En este caso os traigo dos fotillos tomadas en un paseo nocturno por Shibuya. De paso aprovecho y vuelvo también a este procesado en blanco y negro que tanto me gustaba desde mis inicios en el mundo de la fotografía reflex. A ver si a vosotros os gusta tanto como a mí ;) ¿Qué os parece la idea de volver a poner fotos sueltas entre las entradas dedicadas a algún tema o lugar, que tienen más texto y fotos?