La lonja de Tokyo: Tsukiji – 築地

Tsukiji, la famosa lonja de Tokyo. Tiene sus orígenes en la lonja establecida por Tokugawa Ieyasu en Nihonbashi durante el periodo Edo para abastecer de pescado al castillo de Edo (el nombre antiguo de Tokyo). Ésta, fue prácticamente devastada en el Gran Terremoto de Kanto que tuvo lugar el 1 de Septiembre de 1923, y consecuentemente realocada en su actual lugar, el distrito de Tsukiji. Cuenta la leyenda de que hay que madrugar muchísimo para poder verla. Y es verdad, pero solo en parte. Tan solo si queremos ver las subastas, que empiezan sobre las 5:20 tendremos que estar allí, como muy tarde, antes de las 4 de la mañana para coger sitio (mejor llegar sobre las 3:30 diría yo…), pues las plazas son limitadas (unas 100 personas dividas en dos grupos) y asignadas en orden de llegada. Si sumamos el hecho de que no hay transporte por la noche (siempre podemos coger un taxi, pero no será barato), lo mejor que se puede hacer es ir en el último tren hasta la estación más cercana y pasar unas horas durmiendo en un manga-café o empalmar en un Karaoke depsues de una noche de diversión. Nosotros optamos por la primera opción, esperando que

Ajisai (紫陽花)

Porque no todo en Japón son flores de cerezo o sakuras, en esta época del año están abiertas las llamadas ajisai (紫陽花 – hidrangea u hortensia japonesa) dando lugar a visitas a muchos lugares -especialmente templos- donde hay muchas de estas flores para ver. Creo (o es la imagen que tengo) que fuera de Japón no se conoce que este tipo de flor es bastante famosa en el país, ya que siempre son eclipsadas por las sakuras, pero lo cierto es que en el mes de junio se pueden ver por muchos rincones de la ciudad sin tener que ser un sitio dedicado a ellas. Aunque para ir a verlas, lo mejor es acercarse a uno de los muchos templos que tienen zonas dedicadas a cultivar estas plantas. Me he dado cuenta de una cosa, y es que mientras que es cierto que los sakuras convierten a la ciudad en un panorama precioso como ya os he enseñado alguna vez, los japoneses no van a ningún lado a verlas, sino que simplemente hacen picnics (hanamis) para comer y beber rodeados de ellas. Pero como ya comenté en hana yori dango, al final se divierten más bebiendo y hablando que viendo las flores. Por otro lado,

Pasando la primera gran nevada de 2014 en Higashi Koenji

Habiendo vivido casi toda mi vida en un lugar cálido como lo es Málaga, es normal que cuando nieve me lo tome como algo especial. Y más si nieva de esta manera! Aún así, no deja de ser un poco especial aquí en Tokyo porque aunque nieve, solo lo hace una o dos semanas al año… En esta ocasión, como ya dije el otro día, a mí me pilló con planes por Higashi Koenji. Así que si bien en la otra entrada mostré los alrededores de mi casa en la nevada, hoy enseño los de este otro barrio. Por cierto que entre las fotos del otro día y las de ahora, solo hay entre una y dos horas de diferencia, pero aún así se nota bastante cambio en el volumen de nieve acumulada en el suelo, ¿no? Pues imaginad como estaba por la noche cuando volvía a casa ;) ¿Por cierto, qué os parece que incluya de vez en cuando un vídeo? Ya lo hice con la nevada del año pasado pero no suelo hacerlo mucho porque lleva tiempo la edición. ¿Merece la pena? ;) Ya me diréis!

Primera gran nevada de 2014

Cualquiera que este dentro de alguna red social habrá visto fotos de esto ya seguramente, ya que tanto instagram, twitter, Facebook… todo esta plagado estos días de fotos de Japón nevado. Además, es bien sabido que este blog no va de novedades precisamente :P El caso es que el viernes me decían por LINE y twitter que este fin de semana iba a nevar, pero visto los resultados de los últimos anuncios por parte de la predicción meteorológica de aquí, yo estaba con una postura un poco incrédula. Siempre dicen que va a nevar pero nunca veo ni un copo de nieve. Bueno, realmente esta vez no me ha sorprendido tanto porque ya nevó un poco la semana pasada, pero el sábado cuando me desperté por la mañana con un mensaje de LINE que decía “おはよう!雪が降ってる!” (Buenos días, está nevando!) al asomarme por la ventana pude ver como estaba todo blanco. No es que hubiese demasiada nieve como se puede ver en las fotos (que están tomadas el sábado por la mañana), pero había lo suficiente como para dejarlo todo blanco. Éstas que os enseño son las fotos del trayecto de mi casa a la estación, pasando un momento por

Kichijoji (吉祥寺)

Kichijôji es uno de los barrios de Tôkyô que es popular pero a la vez es prácticamente obviado por guías turísticas, visitantes, etc. Está situado en la ciudad de Musashino, a tan solo 17 minutos al oeste de Shinjuku en la línea Chûo, y es una de las dos paradas junto a Mitaka que podemos usar para ir al Museo del Estudio Ghibli o al parque Inokashira. Es un barrio con muchas tiendas pequeñas (aunque ahora también hay un centro comercial delante de la estación), y está lleno de lugares de entretenimiento, locales con escenarios, estudios musicales donde tocan grupos que están empezando, y en general mucha gente joven. A primera vista se ve un lugar pequeño y tranquilo, pero se ha ido haciendo tan popular que últimamente tiene un pequeño problema de masificación, con lo que ha perdido un poco de encanto, según me contaba una amiga que vive ahí. Pero a mí lo que primero me llamó la atención es la calle con la que te encuentras al salir por el sur de la estación, y es la protagonista de las fotos de hoy. Es una calle digamos única en el barrio, porque luego las demás son más

Tilt Shift en Shirakawago

Desde hace mucho tiempo he querido hacer alguna foto con el famoso y ya clásico efecto tilt shift. Hoy, después de años, es el día ;) La técnica conocida como tilt-shift viene de los objetivos descentrables, usados originalmente para fotografía de arquitectura principalmente, ya que permitía corregir la perspectiva tal y como se puede hacer hoy en día con programas de edición como Lightroom o Photoshop pero directamente desde el objetivo. Un ejemplo de este tipo de objetivos es el Canon TS-E 17mm. Un gran angular descentrable que permite corregir la distancia hacia el plano focal o hacia el centro de la imagen y que además se puede rotar hasta 90º en el eje de la lente. El caso, es que debido a la finalidad tan concreta de estos objetivos, sumados a los precios que tienen, pues no son muy populares que digamos… por lo que todo el mundo emula el efecto del plano descentrado con el Photoshop para simular el efecto de que los elementos de una fotografía parezcan sacados de una maqueta. Recordad que cuando se hace una fotografía de una maqueta, generalmente son sujetos muy pequeños y con la cámara muy cerca, por lo que el bokeh es bastante prominente.

En la noche de Odaiba

Brisa nocturna que acaricia la piel. Tranquilidad absoluta en el caos de la gran ciudad. Sonrisa cómplice en la bahía de Tokyo. Deslumbrado en la oscuridad de la noche. Una vida en un instante. Y aún así, no hay nada…

El Monte Takao

El frondoso monte Takao es una de las zonas naturales más cercanas a Tôkyô, y nuestra mejor opción si queremos salir de la gran urbe para encontrarnos con un poco de verde para cambiar la rutina. Se encuentra a menos de una hora y 370¥ desde la estación de Shinjuku por la linea Keio, con lo que es muy fácil ir cualquier fin de semana que nos sintamos con ganas de hacer un poco de senderismo. La cima está a 599 metros por encima del nivel del mar y cuenta con varias rutas para explorar, además de un teleférico y telesillas para subir la mayor parte si no tenemos muchas energías ese día. Si optamos por subir andando, se tarda aproximadamente una hora y media desde la estación (Takaosanguchi – 高尾山口駅) hasta la cima. Por lo contrario si optamos por los medios mecánicos, se tarda la mitad, unos 45 minutos. Sobra decir que cuando yo fui, elegimos patear un poco, que para eso salimos de la ciudad! En este caso, el paisaje más común que nos encontraremos será el de un camino con muuuchas escaleras, y árboles gigantes con impresionantes raíces que nos llamarán la atención pero no tardaremos en acostumbrarnos