LR

Hace mucho leí sobre el formato DNG (Digital Negative). Un formato abierto de Adobe que se supone sustituirá a los formatos RAW propietarios. Los archivos RAW son aquellos que genera la cámara con la información completa que captan, pero que cada cámara y compañía tiene su formato propio (CR2 para Canon, NEF para Nikon, PEF para Pentax, etc.).

La idea del formato DNG es servir como contenedor estándar para guardar los mismos datos, sin pérdida de calidad, y con muchas ventajas añadidas. Actualmente algunas cámaras ya ofrecen guardar las fotos en formato DNG directamente, sin usar el propietario de la marca, como son algunas Pentax y Leica.

Aún así, hasta ahora que no había probado este formato, yo, al igual que seguramente muchos de vosotros, seguía un poco reticente sobre el hecho de no guardar mis fotos en archivos .CR2, que era lo que generaba mi cámara Canon. Si la cámara genera estos archivos, será por algo ¿verdad?

Bueno, pues con las fotos de mi última salida, a Calella de Palafrugell, de las cuales hablaré dentro de poco, he probado a importarlas en Lightroom directamente en formato DNG. ¿El motivo? Tengo fotos de 2010 que he estado viendo (con esto de recuperar fotos olvidadas), que fueron procesadas con una instalación antigua (en otro PC) con Lightroom 2 y, aunque cuentan con su archivo XMP al lado, Lightroom no me coge los ajustes, y por tanto, he perdido el procesado que hice en su momento de los RAWs. Suerte que en la mayoría están exportadas en JPG…

Porque sí señores, esa es otra: los archivos XMP. Para quien no lo sepa, Lightroom (y otros programas) utilizan un archivo sidecar para guardar los ajustes de procesado. Esto significa que aparte del archivo RAW se crea un archivo .xmp donde se almacena el procesado que se le ha ido haciendo a la fotografía para así no modificar el archivo original. La otra opción es guardar estos datos directamente en la librería de la aplicación, pero esto implica que si reinstalamos la aplicación (o perdemos la librería por cualquier motivo), perderemos todos los datos procesados. Por tanto, el tener archivos XMP parecía una buena opción.

Bien, una de las ventajas del archivo DNG es que no necesita ese archivo XMP, sino que los ajustes están incluidos en el archivo DNG.

Así pues voy a enumerar una lista de las ventajas que he encontrado en los primeros 5 minutos de uso de archivos DNG:

  1. Los archivos ocupan aproximadamente un 20% menos debido a los algoritmos de compresión sin pérdida usados. Un archivo RAW de mi 5DII que ocupaba unos 32 Mb, en DNG ocupa solo 23 Mb (esto es casi un 30%, pero varía según el archivo) y sin perder calidad de imagen, por supuesto.
  2. Si abres el archivo DNG en una aplicación distinta a la que has usado para procesarlo, carga los ajustes de procesado también. (Por ejemplo, si procesas la foto con Lightroom y la abres con directamente, cargará los ajustes, a diferencia de lo que pasaba con los archivosCR2).
  3. El punto 2 puede hacerte pensar… ¿Y que pasa si quiero volver a ver el original? Bien, ya que los ajustes se guardan dentro del PNG, también podemos ver la historia de procesado al igual que hacíamos en Lightroom, y deshacer todos los cambios o ver como se han ido aplicando paso a paso, al igual que con los archivos raw originales procesados en Lightroom.
  4. El archivo XMP desaparece, teniendo solo un archivo por foto procesada, y no dos como antes.
  5. Las previews en Lightroom son mucho más rápidas al cargar. Esto imagino que es porque está dentro del DNG y no en la librería. No debería de haber diferencia realmente, ya que son datos, pero personalmente, me va mucho mejor con los DNG, así que lo anoto como otra ventaja más ;)
  6. En algún momento puede que se deje de dar soporte a los archivos RAW antiguos con la aplicación que usas (esto es, que una futura versión de Photoshop/Lightroom/etc. no leyese tus fotos de hace X años). Con el formato DNG no tienes que preocuparte ya que, al ser un formato abierto, cualquiera podría hacer un programa que los leyese y convirtiese a otro formato.

Así que espero que a partir de ahora, cuando seleccioneis vuestras fotos para importar desde la cámara, lo hagais usando la opción del Lightroom de importar en archivos .DNG. Aunque algunos digan que se tarda más en importar las fotos de esta manera (lo cual es lógico debido al procesado extra que ha de hacerse), merece totalmente la pena, porque la importación son solo unos minutos una vez, y en comparación con el archivo mejorado que tendremos para el futuro merece la pena, ¿no creeis?

¿Y qué pasa con los miles de archivos que hasta ahora se han importado en formato raw?

Fácil, con el Lightroom mismo también, podemos convertir los archivos raw a archivos .dng muy fácilmente.

Para ello tan solo tenemos que seleccionar las fotos e ir al menú Biblioteca > Convertir fotografías a DNG…

Después, saldrá una ventana donde podremos elegir más opciones. Personalmente las dejaría tal que así:

Así, los archivos que no sean de tipo raw no se modificarán, y los raw se eliminarán, junto con su archivo .xmp asociado, para dar lugar a un archivo .dng que contiene toda esa información de manera más compacta.

Respecto al tamaño de la previsualización de JPEG, tengo un monitor Full HD (1920 x 1080) y con el tamaño mediano es más que suficiente para verlo de forma completa y a buena calidad.

Sé que muchos no os atreveis, como yo hasta hace poco, a convertir y usar archivos DNG en lugar de los propietarios de vuestra cámara. Pues bien, podeis dejar en los comentarios preguntas y dudas, que os las responderé ahora que voy a usarlos. Y si alguno usa ya el formato DNG, puede contar también su experiencia.