Shinjuku

Y vuelvo a volver al blog! Hace bastante tiempo que no escribo por aquí (creo que un 20% de los posts empiezan con esta frase). Pero esta vez no me voy a disculpar, ni voy a decir que voy a intentar escribir más. Solo diré que por ciertos motivos se me fueron quitando las ganas de hacer fotos, de procesarlas sobre todo… y es que con el ánimo por los suelos no apetece mucho hacer nada. Pero también es verdad y ha llovido desde entonces y que desde hace mucho tiempo llevo pensando que debería de retomar esto, que empecé no para nadie sino para mí mismo, porque en parte me sirve como diario y, que a veces hecho un vistazo y recuerdo fotos y textos que me hacen sonreir :) Y aunque tengo muchas fotos nuevas, y sin procesar, he decidido poner estas que hice hace ya más de 3 años, cuando llegué a tierras niponas, porque alguna vez he hablado de ellas y realmente no las he publicado nunca. Y así con miles de otras fotos… Poco a poco, peldaño a peldaño…

Tokyo Sky Tree II: Tokyo nocturna

Una ciudad como lo es Tôkyô no se puede observar en su totalidad sin una vista aérea donde se vea en toda su magnitud, donde los edificios se pierdan en el horizonte, donde el tan solo mirar por la ventana te haga sentirte insignificante ante el vasto panorama. Ya que el otro día enseñaba la torre más alta de Tôkyô, la Sky Tree, hoy os enseño un poco las vistas que hay desde sus miradores. Concretamente lo que se ve, por ejemplo, en la foto sobre estas lineas, es el río Sumida (el principal de la ciudad), la tradicional zona de Asakusa abajo a la derecha, y la gran zona de rascacielos al fondo, Roppongi, junto a la Torre de Tôkyô a la izquierda. A medida que subimos por la torre podemos ver la impresionante ciudad desde otra perspectiva. Y es que al igual que la Torre de Tôkyô, la Sky Tree tiene miradores a dos alturas diferentes. Mientras el primero está a 350 m. el segundo nos sitúa en los 450 m. de altura. A diferencia de la primera, la Sky Tree, por ser considerada aún una novedad, se necesita día y hora para subir (por el uso del

Desde mi ventana: Mejirodai edition

Hoy os traigo una nueva edición del Desde mi ventana, esta vez desde mi piso actual. Estos días para variar he estado un poco liado y ya se me vuelven a ir acumulando las fotos para procesar. Pero ayer, que me levanté temprano para un examen aproveché un momento antes de salir e hice las fotos para esta panorámica. Hace tiempo que pienso que es una de las vistas características de Japón ya que engloba bastantes conceptos típicos: una calle con miles de cables, con casas no muy grandes, edificios altos al fondo y a la derecha se puede apreciar un templo, el de Gokokuji. Además también cuenta con un gran cartel en lo alto de uno de los edificios así que… ¿qué más se puede pedir? Por supuesto, no es el clásico panorama de luces y neones que seguro que alguno tiene en mente, ni lo más tradicional del mundo como sería el estilo de Kyoto, pero es una de las calles promedio de Japón, y mi día a día así que, espero que os guste.

Adiós Barcelona

Como algunos ya sabrán, ya he vuelto a Málaga. Estos últimos días he estado quedando con algunos amigos de Barcelona, pero igualmente tenía pensado despedirme de la ciudad a mi manera. Para ello subí a una antigua batería antiaérea que hay cerca del parque del Guinardó, y desde donde tenía la idea que se podía hacer una panorámica de Barcelona pero sin estar tan lejos como si estuvieses en el Parc Guell o en el Tibidabo. Aunque fui a una hora para captar el atardecer, tuve la mala suerte de que ese día justamente había niebla, que no está mal en algunos momentos para crear un efecto de misterio, pero no era lo que buscaba. Igualmente, intenté aprovechar el viaje lo máximo posible y me quedé también hasta que anocheció para captar alguna fotografía nocturna donde se vean las luces de la ciudad. Aún así, al menos pude despedirme de la ciudad que me ha acogido durante algo más de dos años, desde el lugar al que tenía pensado ir desde hacía varias semanas. También, al ir cerca de las “fechas Navideñas” (según el Corte Inglés y compañía…), pude presenciar un espectáculo de luces en la torre Agbar, que os

En Tarragona

Ya que estoy rescatando algunas fotos antiguas, no quiero dejar pasar estas de Tarragona que hice el año pasado y de las cuales ya di algún adelanto que otro [1] [2] [3]. Recuerdo que ese día volvía de la zona del Matarranya y aprovechamos la tarde en la ciudad, e incluso nos quedó tiempo para echar un rato de playa después de echar algunas fotos como las que muestro a continuación. Paseamos por la ciudad sin saber demasiado que ver, ya que fue una visita bastante improvisada, pero aún así, me gustó bastante lo que vi ese día. La ciudad era bonita y estaba muy bien cuidada. Si que recuerdo que la avenida de las fotos superiores era muy larga, o al menos eso me lo pareció al recorrerla cansado una y otra vez, bajo un sol abrasador, para ir desde la costa a lugares que nos habían dicho algunos viandantes que podíamos visitar. Por otro lado, también tuvimos nuestro ratito de relax, con chapuzón, también improvisado en las playas de la ciudad. La pena de no haber escrito sobre estas fotos cuando las hice, y rescatarlas del disco duro, es que en parte se olvida un poco el motivo,

Sesión urbana

A finales de 2010 conseguí combinar dos ideas que tenía desde hace tiempo: hacer una sesión urbana (en medio de la ciudad) y aprovechar la iluminación navideña. Lo malo es que como me pilló en mitad de un proyecto con bastante trabajo no tuve mucho tiempo de organizarlo, y además los días antes estuve en Málaga, y los días después en Holanda… por lo que el resultado fue que me quedé sin maquilladora jeje. Igualmente, gracias a la maravillosa Sonia Corchero pude sacar buenos resultados de la sesión. Empecé con el 70-200 para conseguir la profundidad de una calle: Y pasé al extremo opuesto, el de los 16mm para este efecto que no se suele ver mucho en fotografías de moda ;) Aquí cambiamos de localización y de objetivo, para empezar a usar exclusivamente el 50mm Estas fotos ya están tomadas después de un descansito y aprovechando la magia que da las luces de fondo. La foto del inicio de esta entrada también está tomada a 16mm. y además experimenté con velocidades bajas para capturar el movimiento del tráfico mientras que con los flashes congelaba el movimiento de la modelo.

La tormenta perfecta

Hacía mucho que quería fotografiar una tormenta con sus relámpagos, pero nunca conseguía que se diesen las condiciones adecuadas (básicamente, que haya tormenta con rayos, y que puedas verlos bien :P) Esta vez, hubo una tormenta eléctrica, y tras dudar un poco subí corriendo a la azotea para hacer fotos. Me llevé una grata sorpresa ya que donde yo estaba no caía agua, pero se veía perfectamente los rayos… así que ahora venía el ejercicio de capturarlos. La verdad es que fue más fácil de lo que puede parecer a primera vista, y es que simplemente tuve que dejar mi cámara en el trípode y ajustarla con los parámetros correctos hasta que captase alguno. Primero hice algunas pruebas viendo los rayos y la frecuencia con la que salían para determinar el tiempo de obturación: sobre 4 segundos. Los criterios que usé fueron que, con menos tiempo había que abrir más el obturador o subir la ISO, y además así tenía tiempo suficiente para que el rayo que cayese, cayese cuando el obturador estaba abierto; si ponía un tiempo más largo, podía cerrar un poco más el obturador pero igualmente, podían caer más de un rayo en ese intervalo, con lo

Sobre el HDR…

Como la mayoría de la gente ya sabe, el HDR consiste en formar una imagen de alto rango dinámico a partir de varias imágenes de una misma toma con distintas exposiciones. La finalidad es el poder mostrar tanto las luces como las sombras, cosa que no se podría en determinadas situaciones (por ejemplo en un contraluz o en zonas donde la luz es muy fuerte y las sombras muy oscuras). No voy a entrar en detalles técnicos, pero para ello se pueden hacer tres tomas mediante el horquillado de exposición de la cámara, por ejemplo (es el método más cómodo y rápido) o bien coger una sola toma y hacer un revelado para destacar las sombras y otro para conservar las luces (esto suele ser peor en calidad, pero sirve por si no se ha caído en hacer las fotos por separado). Luego se unen en un programa como el Photoshop, o mi favorito: el Photomatix Pro. Pero de lo que yo venía a hablar es de la moda que se ha creado con este tipo de fotografía, que no es más que un recurso nuevo en la fotografía digital, que no se podía hacer con la analógica. Si se