Habitación con vistas

Pues sí, al final he recaído y este finde que subí a Barcelona a la Japan Weekend, como el año pasado y donde pensaba hacer fotos del evento, he acabado en cama y con fiebre… y ahora estoy que no tengo ni voz. Creo que habré hecho unas 5 fotos en todo el fin de semana. Gajes del oficio. Para compensar, saco del archivo esta foto del castillo de Lloret de Mar, en Girona. Es una de las que me gusta porque combina playa, cielo, monte, árboles… y con una luz muy lateral, a 1 ó 2 horas antes del atardecer :)

Saturando los colores

No es la primera vez que hablo de ella, y tampoco será la última, porque nunca me cansaré de decir lo buena que es la luz del atardecer para la fotografía. Hace que los objetos tengan relieve debido a la posición baja del sol que acentúa la profundidad con las sombras laterales, pero además transfiere unos tonos anaranjados a los objetos que me gusta mucho. Por otro lado, una de las cosas que me gustan en mis fotos, es que los colores sean vivos y estén bien saturados. Para conseguirlo se puede tirar de postprocesado en LightRoom o Photoshop, pero el postprocesado solo sirve partiendo de una buena fotografía base. La luz a estas horas permite captar buenos colores ya que no hay un rango de luz demasiado alto y por tanto podemos capturar toda la escena sin tener elementos quemados (que perderán sus detalles, y sobre todo sus colores), lo cual es una buena base para captar los colores como queremos. Pero el truco más significante aquí creo yo es, el subexponer un poquito la fotografía. Cuanta más luminosidad menos colores (la luz más potente se acerca más al blanco, mientras que si le quitamos un poco de potencia,

Vestigios del pasado

A veces una fotografía llama más la atención cuando sólo se deja ver parte del sujeto. Esto hace que la persona que mira la fotografía no diga “sí, es un coche chulo” y pase a la siguiente fotografía, sino que se quede pensando por un momento qué es lo que puede ser. Aunque sólo sean unas décimas más de segundo lo que conseguimos captar más atención de estas personas, merece la pena. Bueno, pues en esta ocasión la fotografía es un primer plano de una rueda que pertenece a una de esas máquinas que se usaban antiguamente para remolcar los barcos. Fue vista en el paseo marítimo de Lloret del Mar, en Girona, y la foto me gustó por el detalle captado y la textura de la pintura de la rueda en primer plano. Y como casi siempre, el blanco y negro es de alto contraste, con sus sombras empastadas y sus blancos quemados, donde hace falta ;)