Festival de Okinawa en Nakano

Ya dije que el verano en Japón es para los matsuris (festivales). Hoy vengo simplemente para dejar por aquí, con la misma frugalidad con la que me los encontré, estas fotos de un festival de Okinawa que se hizo en mi barrio, Nakano. Las fotos son pocas y la entrada corta, porque estaba simplemente volviendo a casa desde Ueno y me topé con este panorama por mis calles. Dio la casualidad de que llevaba la cámara encima, pero estaba terminando. Aún así, quiero volver a subir fotillos sueltas por aquí para que no caigan en el olvido, y esta es una buena oportunidad ;)

Fukugawa Hachiman matsuri (深川八幡祭り)

Sí, estáis viendo bien. Es un omikoshi siendo rociado con agua. Y es que el Fukugawa Hachiman matsuri es un festival de los que se conoce como mizukake matsuri. O lo que viene siendo igual, un festival donde se lanza agua. Y ya os adelanto, que es uno de los más divertidos en el que he estado. Como podéis ver en la espalda del happi (ropa de festival) de la foto, el matsuri se celebra en el santuario shintoista Tomioka Hachiman (富岡, escrito de derecha a izquierda). De ahí que quisiese presentar este lugar en mi entrada anterior ;) Además de las diversiones que conllevan los típicos festivales (ir en kimonos, puestos alrededor del templo/santuario, etc.) este festival incluye varias procesiones de mikoshis (tronos portables) que llegan a ser de unas 2 o 3 horas en un recorrido prefijado por las calles cercanas al templo. Las fotos que estáis viendo corresponden a un kage matsuri (festival sombra, en sentido figurado), significando que “no era el de verdad“. Y es que cada 3 años es cuando se hace grande de verdad, con más de incluso 50 mikoshis paseando, según me comentaron los del lugar. El año que viene (2017) toca uno de estos, y ya tengo decidido ir si la agenda

Tanabata 七夕

Tanabata (七夕) es el nombre japonés para la festividad de las estrellas que deriva del Qi Xi celebrado en China, que significa noche de los siete (haciendo referencia al séptimo mes del calendario lunar). Cuenta la leyenda, que Orihime (織姫, Vega) era la Princesa Tejedora, hija del Rey Celestial (天帝, Tentei) y tejía para su padre telas a la orilla del río Amanogawa (天の川, la Vía Láctea). Debido a su trabajo la princesa no podía conocer a nadie de quien enamorarse por ello estaba siempre triste. Su padre, preocupado por el bienestar de Orihime, concertó un encuentro entre ella y Hikoboshi (彦星, Altair), un pastor que vivía al otro lado del río Amanogawa. Nada más conocerse se enamoraron profundamente y se casaron. Pero una vez casados, ella comenzó a descuidar sus tareas de tejer y Hikoboshi no le prestaba la atención suficiente a su ganado, el cual acabó desperdigado por el cielo. Esto enfureció al Rey Celestial y separó a los amantes como castigo, cada uno a cada lado del río Amanogawa, prohibiendo que se vieran. Orihime, desesperada por la pérdida de su marido, pidió a su padre el poder verse una vez más, el cual accedió conmovido por sus lágrimas. El séptimo día del séptimo

Hiwatari matsuri

Hace dos semanas, se celebró como todos los años en el monte Takao el Hiwatari Matsuri (火渡り祭り), que no significa otra cosa que el Festival de cruzar el fuego. Creo que lo mejor para explicarlo es decir que es un evento parecido a San Juan en España. A diferencia de la fiesta española de San Juan, este festival tiene una pauta predeterminada. Se comienza con unos rezos de protección donde se pide por la paz del mundo, por la seguridad de la familia, para los accidentes de tráfico, saludo, etc. a través de cánticos budistas… …y se sigue con una actuación de armas a modo de espectáculo de ofrenda a los dioses, continuado de 4 flechas lanzadas a las cuatro esquinas del recinto (que como se ven, están protegidas y además son lanzadas muy flojas), a modo simbólico. Como es usual en Japón, los patrocinadores (empresas y particulares que donan dinero al templo para conseguir la gracia del Dios de turno) poseen tablillas con su nombre, que se colocan alrededor del montículo de hierbas que se va a quemar, y antes de ello, se leen todos sus nombres. Una vez terminan todos los preparativos, se enciende el fuego, que durará entre 10 ó 15 minutos antes

La vida del Nebuta matsuri

Si el otro día os enseñaba las fotos del Nebuta matsuri, sus carrozas y su ambiente; hoy os enseño las fotos que a mi me gustan hacer. Imágenes de la gente que estaba en el festival, miradas de niños y movimientos de bailes. Fotos a las que les pega un blanco y negro. A ver si os gustan. Los movimientos de los pies de los hanetos que me llamaron la atención: Bailes y música. La base de este festival si no contamos las carrozas ;) Y como siempre, sonrisas tras los yatais o puestecillos de comida, y asistentes al festival vestidas de yukata.

Nebuta matsuri

Estos días se está celebrando (del 2 al 7 de Agosto) en Aomori, al norte de Honsu (la isla principal de Japón) el Nebuta Matsuri; uno de los tres festivales tradicional más importantes de Japón. El nombre de Nebuta hace referencia a las carrozas que representan figuras de valientes guerreros, paseadas por el centro de la ciudad, mientras que otros participantes bailan llevando un tipo de traje especial llamado Haneto. Es por eso que en el dialecto local es común decir que se va a “hanerear” (haneru) haciendo referencia a participar en el festival. La historia más extendida acerca del origen de este festival es que fue originado por las flautas y tambores que Sakanoue no Tamumaro, que se convertiría en Shogún, usó para atraer la atención del enemigo en una batalla en la provincia de Mutsu. Pero esta explicación se considera una leyenda ya que no hay registros de que Tamumaro haya llevado acabo realmente operaciones militares en la actual región de Aomori. Otra de las explicaciones envuelve la etimología de la palabra nebuta (escrita 根蓋 en kanji). Y es que el general Aterui de la región de Tohoku unió a los Emishi y derrotó a un ejército de 50.000 personas en el río Kitakami para avanzar hacia Shizuoka. Este ejército batalló al antes mencionado

Taikos en Ueno

Muchas veces comento como quiero publicar fotos sin tener que escribir tanto, sin que haya un evento, visita en especial a un lugar o trasfondo en general… pero nunca lo hago. Vamos a empezar con ello hoy, fotos semi aleatorias de Japón (bueno, y de lo que se tercie) ^^ Para ello, este domingo me encontré con un grupo de taikos cerca de la estación de Ueno, al lado del santuario Kiyomizu Kannon-do, así que os dejo con las fotos en cuestión: La entrada al lugar tenía pinta de mini matsuri… Y bien, ¿qué os parece que de vez en cuando ponga fotillos así, sin venir a cuento?

Shibazakura matsuri

En la Golden Week, la peor semana para viajar por Japón, debido a que todo el mundo aprovecha las vacaciones para hacerlo, mi amiga Nanami me invitó a ir junto con otras amigas a ver un evento llamado Shibazakura matsuri en Kawaguchiko, los famosos lagos cerca del monte Fuji. Después de investigar un poco por internet como era el asunto, me apunté sin pensármelo. Me acerqué a la estación más cercana de JR y fui a la Midori madoguchi, donde pude comprar mis billetes de tren. Llegado el día, aunque fuimos con tiempo y nos pusimos en la cola del tren desde la estación de Shinjuku donde quedamos, fue imposible conseguir un asiento debido a la cantidad de gente que viaja en estos días. Motivo #1 para no viajar en por Japón en la Golden Week: Hay mucha gente por todos lados. Como teníamos que cambiar de tren para llegar hasta la estación de Kawaguchiko teníamos la esperanza de que pudiésemos sentarnos entonces. Ilusos de nosotros, acabamos metiéndonos en otro tren donde casi no podíamos ni movernos de lo lleno que estaba. Eso era la pura definición de 満員電車 (man’in densha). Vamos, un tren petado. Motivo #2 para no viajar