Mitama matsuri II

Como comentaba el otro día, cuando fui al Mitama matsuri en el templo Yasukuni, fui exclusivamente a hacer fotos, con todo el equipo y demás parafernalia, con lo cual siempre es un poco pesado pero me gusta pensar que al final merece la pena por el resultado. El caso es que al ir a hacer fotos, iba solo, sin haber quedado con nadie y aún así, fue un día con una gran actividad social, y eso es lo que quiero contar hoy (véase el tono de la entrada con fotos en blanco y negro :P) Generalmente, una de las cosas que suelo decir aquí en Japón es que (siempre basado en mi experiencia personal), imagino que por ser una ciudad grande, la gente va a lo suyo y no es fácil relacionarse con desconocidos de buenas a primeras (salvo eventos, fiestas y contadas ocasiones)… Pero este día me pasó algo curioso. Pese a que no era la persona más accesible del mundo por ir cargado con: la cámara, la bolsa de la cámara donde guardo el otro objetivo, la funda del 70-200 colgada del cinturón y el trípode… se acercó a hablar conmigo bastante gente. Con la excusa de que

Mitama matsuri

El llamado Mitama matsuri, es uno de los principales matsuris de Tôkyô dedicado al evento del Obon. A este festival o matsuri celebrado en el templo Yasukuni, van unas 300.000 personas en los cuatro días que dura, y es famoso principalmente por sus 30.000 farolillos. Para hablar un poco sobre el por qué de esta celebración, tan solo decir que el llamado Obon antes mencionado (o solo Bon), es un festival budista que conmemora la marcha de los difuntos y ha evolucionado a un tiempo en el que la familia visita la tumba de sus antepasados para visitarla y limpiarla. En estos días se dice que los espíritus vienen a este mundo terrenal para visitar a sus familias. Se podría decir que es un poco como el Día de los Muertos en España ;) Personalmente, conocía todo lo relacionado el festival tradicional y su cultura, pero lo que más me llamaba la atención era la imagen de los miles de farolillos desplegados en el lugar, porque me parecía una oportunidad fotográfica espectacular. ¿No pensáis igual? ;) Además de los famosos farolillos, por supuesto se podían ver muchísimos kimonos, tanto en ellas con sus yukatas como en ellos con sus junbeis.

Instant Crush

No quise ser el que se olvidaría Pensé en todas las cosas de las que nunca me arrepentiría Un poco de tiempo contigo es todo lo que tengo Y es todo lo que necesitamos porque es lo que todo podemos conseguir Quiero llevarte a ese lugar en el Límite de Roche Pero nadie nos deja tiempo ya

Los rostros del Tengu Matsuri

Como buena serie de Fibonacci, la entrada de hoy es el resultado de la suma de las dos últimas entradas. Y es que, después de hablar del Tengu Matsuri en la celebración del Setsubun y haberla retratado en plan turista (con vídeo incluido), hoy quería aportar otra visión que quise captar en ese evento. Como ya conté, ese día había una especie de procesión en las calles del distrito comercial de Shimokitazawa. Procesión formada por decenas de personas vestidas acordes a la ocasión y algunas incluso disfrazadas para representar al demonio Tengu. Esas personas son las que hicieron posible el festival y hay que decir que algo que me llamó mucho la atención era el ambiente que había. Y no el ambiente en las calles, que también, sino el ambiente y las sensaciones que emanaban dichas personas. Y es que se podía ver en sus caras que disfrutaban con la representación. Algunos concentrados llevando a cabo la tarea que les había sido encomendada, y otros ofreciendo su mejor sonrisa incluso a demonios blancos como yo, venidos de occidente con aparatos embrujados que roban el alma. Y como dije en la entrada anterior, no siempre voy a retratar las calles y

Tengu matsuri

El Tengu matsuri (天狗祭り) es un festival que se hace cada año en Shimokitazawa, en el día del Setsubun y es organizado por el templo Shinryuji. Setsubun (節分) significa literalmente división de estaciones y aunque antiguamente se celebraba cuatro veces al año, en cada una de los cambios estacionales, ahora solo se celebra el día antes de la entrada de la primavera según el calendario lunar japonés. Este año 2013 cayó en el día 2 de Febrero. En estas fechas hay una tradición procedente de China, llamada Mame-maki (豆まき), que se celebra también en todo Japón y consiste en expulsar a los demonios y la mala suerte lanzando granos de soja gritando “oni wa soto, fuku wa uchi” (demonios fuera, suerte dentro). Después te comes el número de granos que indique tu edad o, depende de la zona, también puedes comer uno más para el año venidero ;) Por otro lado, los tengu son demonios, diablos o goblins (como queráis traducirlo) de la cultura tradicional japonesa, caracterizados por tener una larga nariz y realizar bromas pesadas así como molestar a monjes. Estas criaturas son las que dan nombre al festival realizado en el distrito comercial de la zona de Shimokitazawa, en