En la cima del monte Fuji

Cuando era estudiante en Japón, escuché una vez… Un hombre que no ha subido nunca al monte Fuji es un tonto. Pero aquel que lo ha subido más de una vez, es más tonto todavía. Y es que subir a la cima del monte emblema de Japón, ha sido siempre uno desde mis objetivos desde que llegué, pero siendo como soy, al final, entre una cosa y otra nunca lo había subido… hasta ahora! Gracias a mi amigo Nacho, que se encargó de organizar el viaje, por fin me animé a subirlo, y aquí relato los detalles de la subida. Básicamente que es mejor prepararse bien y no como ir a un picnic para subir la montaña más alta de Japón. Para subir al Fuji, digamos que hay varias rutas. La más fácil y popular es la llamada ruta Yoshida. Luego están otras como la ruta Subashiri, la Gotemba, Fujinomiya o la Ohachi-Meguri. Nosotros optamos por tomar la ruta Subashiri con la intención de librarnos de la aglomeración de gente que se podía ocasionar. No obstante, antes de llegar a la cima se une con la Yoshida igualmente, por lo que tampoco podríamos disfrutar de llegar a la cima solos

El monte Fuji – 富士山

Como ya dije alguna vez, pocas veces hablo de este gran símbolo de Japón, el monte Fuji  (富士山). A diferencia de lo que se piensa en España, el monte Fuji se lee Fujisan y no Fujiyama. No son pocos los que preguntan por el Fujiyama y acaban en una estación diferente que no tiene nada que ver con el lugar al que querían ir. El origen de esta confusión es la lectura del kanji de montaña (山), que si se encuentra solo se lee yama (su kunyomi o lectura japonesa), pero con otros kanjis se suele leer usando su onyomi o lectura china, que es san. Este volcán, con 3.776 metros de altitud, es el pico más alto de Japón. En la antiguedad por lo visto se le tenía prohibida la entrada a las mujeres, pero actualmente es un recurrido destino de alpinismo y senderismo. Ahora además de ser el símbolo de Japón, es patrimonio de la humanidad por la Unesco, desde el 22 de Junio de este año 2013. La foto que encabeza esta entrada está tomada desde la estación de Kawaguchiko el día que fui a ver el Shibazakura matsuri :)

El Monte Takao

El frondoso monte Takao es una de las zonas naturales más cercanas a Tôkyô, y nuestra mejor opción si queremos salir de la gran urbe para encontrarnos con un poco de verde para cambiar la rutina. Se encuentra a menos de una hora y 370¥ desde la estación de Shinjuku por la linea Keio, con lo que es muy fácil ir cualquier fin de semana que nos sintamos con ganas de hacer un poco de senderismo. La cima está a 599 metros por encima del nivel del mar y cuenta con varias rutas para explorar, además de un teleférico y telesillas para subir la mayor parte si no tenemos muchas energías ese día. Si optamos por subir andando, se tarda aproximadamente una hora y media desde la estación (Takaosanguchi – 高尾山口駅) hasta la cima. Por lo contrario si optamos por los medios mecánicos, se tarda la mitad, unos 45 minutos. Sobra decir que cuando yo fui, elegimos patear un poco, que para eso salimos de la ciudad! En este caso, el paisaje más común que nos encontraremos será el de un camino con muuuchas escaleras, y árboles gigantes con impresionantes raíces que nos llamarán la atención pero no tardaremos en acostumbrarnos