Amsterdam III: Detalles

Como anuncié en la segunda entrada de Amsterdam, esta tercera y última por ahora (al menos de forma general) sería una recopilación de detalles. Pues bien, para empezar: bicis. Miles de bicis. Como ya dije, había (o al menos me dio la impresión) más bicis que en Japón incluso. Al menos en densidad por habitante. O no. Sí, esta última foto está hecha con el gran angular. Pero, ¿hay alguien que diga que un detalle no puede captarse con gran angular? :P Por otro lado, también me fijé en varias tiendas de queso que tenían muy buena pinta. Lamentablemente, no compré nada, pero por otra parte, el bokeh de la imagen ya es lo suficientemente delicioso para mí :) Paseando por las calles del centro de Amsterdam buscando para comer una crêpe o parecido, lo que encontramos fueron unos zapatos abandonados… También hablaba sobre los callejones grafiteados. Y hay quien todavía le llama a los grafitis simples pintadas… ¿Quién no querría tener ciertas partes de la ciudad decoradas de esta manera? Y para finalizar, una selección de algunas fotos callejeras que hacía paseando a personas. Me gusta el contraste retrato-bokeh… ¡Espero que os haya gustado!

Procesando la piel (I)

Cuando procesamos las fotografías, intentamos alcanzar un grado de satisfacción visual para que la foto guste más y eso, en fotografía de moda, retratos, y ahí donde salgan personas, significa hacerlas guapas. Según la fotografía que queramos hacer, y el tiempo que queramos emplear procesándola, existen muchas técnicas que podemos aplicar para mejorar una fotografía. Yo generalmente suelo aplicar un procesado por zonas ajustando niveles y curvas, y poco más, pero de vez en cuando hago otras cosas también. Hoy voy a enseñar algunas de ellas ;) Partimos de una imagen base en la que hemos arreglado algunas imperfecciones de la piel que pudiesen haber (arrugas, granitos…) con la herramienta de healing o sus variantes (La tecla J en Photoshop). Esta fotografía está tomada a una hora en la que las condiciones de luz… podrían ser mejorables, pero aún así me gusta. No monté nada de equipo de iluminación (paraguas, softbox…) sino que usé un flash sobre la cámara para compensar un poco la luz del fondo y que así no quedase a contraluz. Por ese motivo, lo primero que me llama la atención es la sombra dura bajo la barbilla y el gorro, y por eso también he cogido

Sumimasen 「すみません」

Sumimasen 「すみません」, o lo que es lo mismo, “perdone” en japonés, es la forma más fácil de empezar a preguntarle a una persona si se le puede hacer una foto. Como ya dije a principios de año, me propuse llevar a cabo un proyecto personal consistente en hacer fotografías de miradas y, hacerlo con los desconocidos al principio no es fácil. Como a muchos de los fotógrafos les pasa, al principio da corte el hacer fotos a desconocidos, o pedírselas, ya que te pueden decir que no, o se pueden molestar. Pero hay que ir con la mentalidad de que el “no” ya se tiene y no hay nada que perder. Bueno sí, la vergüenza ;) Y gran parte de este proyecto trata de eso, de sortear estos inconvenientes y tener el valor de hacer fotos a desconocidos. En este caso, me costó varias estaciones de metro antes de ser capaz de dirigirme a dos chicas japonesas que venían conmigo desde el aeropuerto, y la verdad es que me ayudó el hecho de tener una conversación en japonés… ¿curioso verdad? Pues eso, después de hacer las típicas preguntas de rigor… どこから? / 三年前私は日本に行きました / 難しい日本語をわかりません。。。 y demás, pues ya se

Fotografiando con velocidades bajas

Una de las ideas que tenía desde hace tiempo para una sesión de fotos era hacerla al atardecer para intentar captar los colores del cielo cambiando de tonos azules a rojizos. Además para la localización me encontré con un parque que tenía una fuente/estanque curioso y que se iluminaba a partir de que saliesen los últimos rayos de luz. Esto significa que, siendo al atardecer, la luz será muy baja, y habrá que subir la ISO y hacer las fotos con unas velocidades de obturación bastantes bajas. Pero, ¿a qué llamo una velocidad baja? Pues, el otro día, leyendo un poco sobre las cámaras Lomo, éstas indicaban mediante el parpadeo de una lucecita, que había una velocidad baja cuando el tiempo era inferior a 1/60 segundos. Ésto depende también de la distancia focal que usemos, que puede trepidar la foto, pero también del movimiento del sujeto (porque se mueva mientras se hace la foto). Así, podemos pensar que menos de 1/60 segundos es una velocidad baja. Para que os hagáis una idea, yo disparaba a 1/8 segundos (8 veces menos de luz que a 1/60) en esta sesión… El por qué de usar esa velocidad es: Para captar la luz

Compañeros en acción

Tal y como dije ayer, y generalizando a cuando sales con los amigos a hacer fotos, de photowalk que le dicen ahora ;) acabas haciendo fotos de los compañeros al igual que acabas siendo objetivo de sus cámaras. Es divertido y además se practica como hacer robados, retratos, posados, a jugar con los contraluces… en general, a tomar fotografías de personas sin miedo a que te vayan a decir algo, ya que son amigos y conocidos y todos van a lo que van: al igual que te van a hacer fotos a ti, tú puedes hacerlas sin problema ;) Así que cuando se tiene una oportunidad de éstas… aprovéchala. Te divertirás y será muy útil si sabes aprovecharla ;)

El comienzo

Ya por fin he comenzado el proyecto de las 100 miradas… pero he comenzado con algo fácil, sin desconocidos por ahora. Y si el comienzo del blog lo hice con un amanecer, ¿qué mejor que hacer el comienzo de este proyecto con la sabiduría de una persona mayor, y la novedad y vitalidad de una personita nueva? De vez en cuando pondré algunos retratos más… pero evidentemente no los pondré todos, ya que se supone que serán 100 en total, a lo largo de este año, y no quiero saturar demasiado el blog con este tema. Donde seguramente si los ponga, será en el álbum Miradas de flickr.

Miradas

Aunque me propuse escribir una entrada por día… que difícil es eh? xD Ya sabía yo que fallaría pronto, pero bueno, el caso es seguir escribiendo todo lo que pueda ;) Algunas personas de las que conozco, se han propuesto para este año 2010 el hacer el proyecto 365, que consiste en tomar una fotografia cada dia y postearla en flickr. Yo, como sé que no lo voy a hacer, no voy a empezarlo (visto lo visto) xDDD Pero aún es tiempo de propositos de año nuevo, y lo que sí que tengo ganas de hacer, desde el mes de Marzo pasado, que subí a Barcelona y vi toda la diversidad que había allí, es el retratar a personas, desconocidos, sus miradas. Los ojos de la gente me decían que tenían una historia detrás, algo que no había notado aquí en mi ciudad, Málaga. No sé si porque estoy acostumbrado al ritmo de vida de mi urbe, no sé si porque allí es diferente al haber más diversidad cultural, o simplemente porque fuese que yo iba con otra percepción. El caso es que se me ocurrió hacer una serie de retratos, en donde saliesen conocidos y desconocidos mostrando sus miradas.

En familia

¿Quién no ha tenido una comida o cena familiar a la que se ha llevado la cámara reflex, y al final siempre piensa que con una compacta habría hecho lo mismo? Yo al menos sí, y es que en este tipo de reuniones, al final lo que se hace son fotos de recuerdo. Porque se pueden hacer como la foto de la cabecera de esta entrada… retrato típico, llenando el marco, con expresiones capturadas sin que se den cuenta de que le echas una foto, que me gusta hacerlo pero… ¿por qué no enfocarlo de una manera distinta? Seguro que tu familia tiene ganas de pasárselo bien al igual que tú… ¿y que mejor manera que con un rato de fotografía? ;) Una manera fácil de darle un toque divertido a la reunión familiar es sacar un ultra angular, como puede ser un 10 u 11 mm en una cámara APS-C o un 16 o 17 en fullframe. Si cambias un poco el ángulo de la foto subiéndote por ejemplo en una silla (fácil), y consiguiendo una deformación que no haga fea a la persona eligiendo un encuadre adecuado (no tan fácil), puedes conseguir fotos divertidas y seguro que gustan.