Amsterdam III: Detalles

Como anuncié en la segunda entrada de Amsterdam, esta tercera y última por ahora (al menos de forma general) sería una recopilación de detalles. Pues bien, para empezar: bicis. Miles de bicis. Como ya dije, había (o al menos me dio la impresión) más bicis que en Japón incluso. Al menos en densidad por habitante. O no. Sí, esta última foto está hecha con el gran angular. Pero, ¿hay alguien que diga que un detalle no puede captarse con gran angular? :P Por otro lado, también me fijé en varias tiendas de queso que tenían muy buena pinta. Lamentablemente, no compré nada, pero por otra parte, el bokeh de la imagen ya es lo suficientemente delicioso para mí :) Paseando por las calles del centro de Amsterdam buscando para comer una crêpe o parecido, lo que encontramos fueron unos zapatos abandonados… También hablaba sobre los callejones grafiteados. Y hay quien todavía le llama a los grafitis simples pintadas… ¿Quién no querría tener ciertas partes de la ciudad decoradas de esta manera? Y para finalizar, una selección de algunas fotos callejeras que hacía paseando a personas. Me gusta el contraste retrato-bokeh… ¡Espero que os haya gustado!

Amsterdam II

Si en la última entrada hacía un recopilatorio de las fotos que procesé en blanco y negro de las que saqué en la ciudad de Amsterdam, hoy las fotos tienen un carácter más general, donde se muestra más la ciudad en sí y sus calles. Además, últimamente me doy más cuenta de lo propenso que soy a hacer panorámicas como éstas tres primeras fotos: ¿Por qué? Pues no lo sé, imagino que por querer mostrar lo que yo veo como un paisaje completo en una sola foto: el canal visto desde el puente con las dos calles a los lados, o al paseo de una calle que desemboca en otra creando un curioso efecto de esfericidad en la imagen. Igualmente, hay veces que es muy difícil montar estas fotos y son todo un suplicio procesarlas… pero de eso, ya hablaré más adelante ;) En algunos rincones de la ciudad, me encontraba las calles decoradas con dibujos y colores que hacían querer pasear por callejones estrechos y perdidos. Grandes edificios… Y de nuevo la plaza Dam, ahora con una vista más general: Algunas fotos de calles genéricas que podrían haber estado tomadas en cualquier lugar, pero que difícilmente tendrían esta atmósfera

Amsterdam

Hace tiempo ya que quería escribir esta entrada porque tenía ganas de enseñaros estas fotos sobre Amsterdam y, si me lo permitís, la dividiré en varias para mostraros más fotos y que no se haga tan pesado. Amsterdam es, de las ciudades que visité en Holanda, la más urbana y con diferencia. Por ejemplo, en esta ciudad fue en una de las que más pude apreciar el estilo de arquitectura de país y vosotros también podeis hacerlo con estos edificios a la vera de un canal. Al igual que en Utrecht, había un tranvía que pasaba por las calles principales. Y si las vías de tren son uno de los fetiches de los fotógrafos, y además lo combinamos con fotografía urbana, blanco y negro y bokeh… pues sale algo como en esta foto ;) Era increible como la gente podía estar parada en la calle, con el frío que hacía: ¡Incluso leyendo un libro! Además, esta foto es una de mis preferidas. Se nota que la chica estaba bien metida en su lectura, porque no se percató para nada de que le hice una foto. Un pequeño detalle de la famosa plaza Dam de Amsterdam: La estación no podía faltar.

Niebla

Generalmente cuando vamos a hacer fotografías, estamos deseando contar con las mejores cualidades lumínicas, el cielo azul perfecto con manchas de esponjosas nubes de algodón, la cantidad de gente perfecta para que la fotografía quede como nos gustaría… Cuando estamos en nuestra ciudad, esos parámetros podemos elegirlos simplemente diciendo “hoy no salgo a hacer fotos” o “hoy hace un día estupendo, me voy a hacer fotos!”. Desgraciadamente cuando hacemos fotografías en un viaje, y tenemos una ruta planificada que, además, compartimos con más gente que no hace fotografías, es imposible cambiarlo y hay que adaptarse a las condiciones meteorológicas del momento. Pero a veces, ese mal tiempo que no queríamos que ocurriese puede jugar en nuestro favor si sabemos utilizarlo en nuestra fotografías. El ejemplo que hoy muestro es el de un día totalmente neblado en la ciudad de Utrecht, Holanda. Cuando la niebla es densa no podremos hacer fotografías de paisajes extensos ya que el campo de visión será muy limitado, pero aprovechando eso mismo podemos aportar un toque de profundidad: los elementos más cercanos aparecerán totalmente visibles mientras que los lejanos irán perdiéndose con un sutil degradado a blanco. Si los edificios son lo suficientemente altos como en

Flores en Utrecht

Una de las primeras cosas que vi cuando llegué a la ciudad de Utrecht, la primera ciudad a la que fui en Holanda, estaba a dos calles de donde dejamos el coche en el que vinimos desde IJsselstein y fue un puesto de flores a la  esquina de un canal. Como se puede intuir por el fondo de la foto bajo estas lineas, el día había amanecido con una niebla impresionante, así que un puesto de flores era una oportunidad estupenda para captar algo de color en un día que pintaba muy apagado. (Realmente también habría hecho las fotos si no hubiese niebla aquel día :P) Generalmente la tendencia que tengo con las flores es hacerles fotos con el diafragma bastante abierto para así poder hacer un enfoque selectivo, cosa que quien me conoce sabe que me encanta. Sin embargo, esta vez probé a hacer la fotografía con un ultra angular, a 16 mm. y me dio el resultado que habeis visto en la fotografía de la cabecera. La verdad es que cambiar el punto de vista a veces es un acierto total y estoy muy contento con el resultado. Por supuesto, si no se experimenta con nuevas cosas, no

Fotos “raras”

¿Nunca os pasa que sacais una foto que, técnicamente sabéis que no es la mejor precisamente, pero tiene un algo que os llama la atención? Esto es lo que me pasó a mi con estas dos fotos que os muestro. No tienen nada especial, pero quizás la atmósfera que tienen debido a la densa niebla y al color me llamó la atención hasta el punto de que no borré las fotos como quizás habría hecho en otro momento. Las dos fotografías están hechas a pulso en medio de una oscuridad casi total, y la fotografía que encabeza la imagen está procesada de una forma parecida a esta otra, añadiendo grano con Lightroom. Por cierto que estas fotos son de noche vieja, en Ijsselstein, Holanda. Allí no celebran el cambio de año con uvas como nosotros. ¡Ni siquiera tienen campanadas! Allí lo que hacen es que a las 0:00 salen a la calle a tirar cohetes y petardos. El color rojo de esta fotografía es debido a uno de estos fuegos artificiales, y la combinación de colores, los petardos brillando en el cielo, la niebla y el destello inferior me hace analizar la foto una y otra vez. Eso sí, nosotros

De viaje

En todos los viajes me gusta sacar fotos desde el avión, porque pocas veces se tiene la oportunidad de hacer fotos desde el cielo a esa altura… aunque es verdad que al final casi todas las fotos son iguales, siempre se pueden captar variaciones, tanto de textura en las nubes y cielo, como de colorido dependiendo de la hora. Como ya comenté en alguna entrada, este último fin de año lo pasé en Holanda, y por supuesto aproveché el viaje para hacer algunas fotos. Por ejemplo ésta es una foto que no pude hacer nunca hasta ahora. Aproveché la disposición de las nubes para captar dos planos distintos de profundidad: el de las nubes en contraposición al de la ciudad, mucho más bajo. Ésta sin embargo es un clásico en mis viajes: no puede faltar una textura esponjosa de nubes en blanco y negro ;) Tanto en el viaje de ida como en el viaje de vuelta cogí el amanecer. ¡Era mi primera vez, la verdad! Hay que saber cuál es el momento idóneo para captar con suficiente claridad las nubes y además captar los colores anaranjados en el horizonte. La mejor táctica: No dejes de fotografiar en esos momentos,