Ajisai & Yukata

Como dije en la entrada anterior, hace poco fue la época de las ajisai; lo que no dije es que empieza el verano aquí en Japón! Si bien no es cierto técnicamente hablando, últimamente solo se leen frases en twitter del tipo “sabes que es verano cuando…“, y una de ellas es que aquí el verano empieza cuando se pueden ver yukatas por la calle. La verdad es que cuando se tomaron estas fotos hacía una temperatura ideal e incluso se podía decir que refrescaba un poco por la noche. Ya mismo podremos ir viendo muchos más yukatas por la calle porque en breve empieza la temporada de matsuris. Sin ir más lejos, desde ayer hasta mañana está el Mitama matsuri, que os enseñé el año pasado. Pero aparte de los festivales japoneses, la idea de tomar fotos del yukata junto a las flores es algo que podía darle una atmósfera un poco más tradicional a la sesión, y más si se las fotos se tomaban en uno de los tantos templos en los que hay estas flores. Eso sí, éste no es uno de los yukatas más tradicionales que se pueden ver por la calle, ya que su idea era que fuese un poco al

Y la dejaste ir

Bien, solo necesitas la luz cuando se está consumiendo, solo echas de menos el sol cuando empieza a nevar, solo sabes que la quieres cuando la dejas marchar. Solo sabes que has tenido una buena racha, cuando te sientes de bajón. Solo odias la carretera cuando echas de menos tu hogar, solo sabes que la quieres cuando la dejas ir. Y la dejaste ir. Mirando fijamente el fondo de tu vaso, esperando el día en que hagas que tu sueño dure, pero los sueños tardan en llegar y se van rápido. La ves cuando cierras los ojos, tal vez un día entenderás por qué todo lo que tocas se muere. Mirando fijamente al techo en la oscuridad, el mismo sentimiento viejo y vacío en tu corazón porque el amor tarda en llegar y se va rápido. Bien, la ves cuando te quedas dormido, pero nunca para acariciar y nunca para quedarse, porque la quisiste demasiado y te sumergiste demasiado.