El Montseny

8
Sept
2011

Montseny

Este último domingo quedé con unos amigos para hacer un picnic en el Parque Natural del Montseny, a unos 60-70 km. de Barcelona.

La idea era: ir, comer de tupper por allí y dar un paseo por el bosque que hay para verlo y tomar el aire.

El día pintaba bastante bien cuando quedamos en , pero a medida que nos íbamos acercando por carretera, señalábamos una montaña envuelta en nubes y decíamos… “hacia allá vamos, hacia Mordor”…

Efectivamente. Fue llegar arriba, bajarnos del coche y ponernos las chaquetas. Menos mal que fui en pantalones largos.

Antes de nada decidimos comer, así que nos apañamos en una mesa y unos bancos de los que había en el lugar preparado, y empezamos a sacar tapers. En cuanto hicimos esto, empezó a llover xDDD

Menos mal que los árboles cubrían bastante y la lluvia no era tampoco muy fuerte.

Al final, entre que la lluvia tampoco era demasiado fuerte, y que los árboles cubrían bastante, conseguimos realizar la ruta de color carbassa pujat (calabaza subida xD) sin muchos problemas salvo un resbalón que otro.

Total, que llegamos a la cima de la ruta sin mucho problema y esta era la vista que había. Una vez vista y descansado 5 minutitos, continuamos nuestro camino de vuelta.

Como ya he comentado en otra ocasión, fotografiar campos, paisajes o bosques es difícil porque casi todo el recorrido es igual, visualmente hablando, y si a esto le sumamos que no me termina de convencer demasiado el color verde vegetación para las fotos…

La solución que he aplicado en este caso, y que además le viene bastante bien (en mi opinión), ha sido aplicarle a muchas fotos el procesado que me hice cuando empecé las fotos de Holanda hace tiempo, y que yo llamo Old Style: Tonos vintage, anaranjados y con toques magentas. Le va muy bien a la fotografía urbana y en esta ocasión, a los interiores del bosque, donde no hay cielo, también :)

Además, debido a la poca luz que había con el nublado y la frondosidad del bosque, tuve que hacer algo que pensaba hacer de todas maneras, pero esta vez obligado: Disparar a máxima apertura, es decir, a f/2.8 y f/1.4. Y quería hacerlo así porque con el 50mm. a 1.4, aunque pierde bastante nitidez abriendo tanto el diafragma, consigue una atmósfera que para mí es la clave de la fotografía.

En fin, después de un rato bajando llegamos a un embalse y descansamos otro poco, antes de hacer el último tramo.

Como último detalle, nos encontramos una tubería bastante antigua, que daba un aspecto de misterio ahí en mitad del bosque… como si fuese la isla de Lost.

En definitiva, un día pasado por agua, pero muy divertido y con muchas risas debido a los amigos :)

Y como siempre, algunas fotos más en la galería de la entrada.