De viaje

17
Feb
2011
Categorías: Paisajes
Tags: ,

Viaje a Holanda

En todos los viajes me gusta sacar fotos desde el avión, porque pocas veces se tiene la oportunidad de hacer fotos desde el cielo a esa altura… aunque es verdad que al final casi todas las fotos son iguales, siempre se pueden captar variaciones, tanto de textura en las nubes y cielo, como de colorido dependiendo de la hora.

Como ya comenté en alguna entrada, este último fin de año lo pasé en Holanda, y por supuesto aproveché el para hacer algunas fotos.

Por ejemplo ésta es una foto que no pude hacer nunca hasta ahora. Aproveché la disposición de las nubes para captar dos planos distintos de profundidad: el de las nubes en contraposición al de la ciudad, mucho más bajo.

Ésta sin embargo es un clásico en mis viajes: no puede faltar una textura esponjosa de nubes en blanco y negro ;)

Tanto en el viaje de ida como en el viaje de vuelta cogí el amanecer. ¡Era mi primera vez, la verdad! Hay que saber cuál es el momento idóneo para captar con suficiente claridad las nubes y además captar los colores anaranjados en el horizonte. La mejor táctica: No dejes de fotografiar en esos momentos, ya habrá tiempo de elegir luego. Cuando el sol suba un poco más y te queme las fotos es un buen momento para repasar en la cámara e ir eliminando duplicadas, así ahorras un rato luego delante del ordenador. Si puedes indicar donde quieres sentarte hazlo en el lado en el que salga el sol para captar estas fotos. El inconveniente es que una vez el sol suba un poco ya no podrás hacer más porque la luz será demasiado directa.

Cuando el avión empieza a bajar en los minutos antes del aterrizaje también es un buen momento para captar otras imágenes, como esta de ciudades. Lo que hay que tener en cuenta es de subir la velocidad, ya que pasará lo suficientemente rápido como para que la foto salga movida si no tienes suficiente velocidad de obturación. Sube la ISO si hace falta ;)

Cuando el avión ha tomado tierra pero aún se mueve por el aeropuerto hasta la puerta de embarque no te despiestes, que aún pueden haber buenas oportunidades. Esta foto por ejemplo, con todo nevado, era un paisaje práctivamente nuevo para mí (al menos fotográficamente hablando), y al no haber casi elementos (solo los carteles y la pista de aterrizaje) quedaba muy minimalista y me gustó mucho. Probé con este procesado old-style añadiendo grano y la verdad, me gustó por cambiar.

Otro de mis clásicos es hacerle fotos a los aviones que están cerca, o incluso al avión en el que he volado. Esta foto por ejemplo está hecha desde la ventana del avión aunque no lo parezca (momentos antes de desembarcar) con un 50 mm. Como no tenía distancia suficiente para que el avión cupiese entero en el marco con el objetivo de 50 mm que llevaba, y no quería cambiar al gran angular por la persepectiva, opté por hacer 5 fotos en vertical y luego unirlas como si fuese una panorámica.

¿Vosotros soléis hacer fotografías desde el avión en vuestros viajes? ¡Seguro que sí!