Stupa

El otro día me pedían por twitter que escribiese un poco acerca de cómo fotografiar monumentos. No importaba que fuesen de nuestra propia ciudad o de otra a la que vamos de viaje.

Ni corto ni perezoso como dije en el post de ayer cogí y me fui a hacerle fotos a la stupa (templo budista) que veis. Y tal y como dije, fui justamente a la hora del .

Como es bien sabido, en la fotografía hay sólo dos horas al día en la que hay buena iluminación. Una es al amanecer, y otra, al atardecer. El resto del tiempo, nos tenemos que conformar con lo que hay ;)

La hora que a mi me interesaba era la llamada hora dorada, donde podemos captar una luz muy lateral/frontal ya que el sol está muy bajo, lo que hace que cree sombras muy pronunciadas e interesantes que resaltan muy bien los detalles. Además, el color de la luz que da a estas horas es muy anaranjado (de ahí el nombre de la hora dorada) y potencia es baja, con lo que aunque la luz le de de frente al sujeto, no lo ilumina demasiado, evitando zonas quemadas.

La mayoría de los monumentos estarán más que fotografiados desde todos los puntos de vista, en postales, revistas y en fotos tomadas por miles de personas. Y nosotros queremos hacer una fotografía propia, por supuesto. Plasmar lo que vemos con nuestros ojos. Y además, querremos que la fotografía sea mejor que ninguna que la que hemos visto en otros lados.

Pues este es mi primer y más importante consejo a la hora de fotografiar monumentos: elegir una buena iluminación. En la fotografía, la luz lo es todo. No tiene por qué ser siempre la hora dorada, pero en este caso, creo que era la mejor. Si además acompaña una buena climatología (un cielo con algunas nubes bonitas que le de textura), mejor que mejor. No era el caso esta vez, aunque al menos no llovía.

Por otra parte, hay que cuidar la perspectiva tomada. Si usamos un gran angular, las líneas en general tendrán deformación debido a los puntos de fuga tan pronunciados que muestran estos objetivos: Las verticales convergerán muy rápidamente y el edificio parecerá más pequeño de lo que es en su parte más lejana (que suele ser la parte superior). Esto es solucionable después en el ordenador, con el Photoshop por ejemplo, pero no es lo que buscamos, si estamos aprendiendo fotografía ;) (o con objetivos descentrables, algo que no suele ser común en el equipo fotográfico de un aficionado).

Es recomendable tomar la fotografía desde lejos usando un teleobjetivo, aunque en algunos casos (como éste) no es posible debido a la falta de espacio. Este templo por ejemplo estaba en un mirador donde se nos acababa el suelo si nos queríamos alejar :P

Otro consejo es, el incluir a personas que hayan en el monumento o cerca de él, si queremos, para darle movimiento y vida a la foto, y además y más importante, incluir un elemento que muestre la escala y el tamaño real del mismo.

Hay otros consejos, pero esto son los más significativos a mi modo de ver, y para ir empezando a aplicarlos, no está mal. Quizás en un futuro, se hable de nuevo de este tema ;)