Si pensabais que el único aliciente para visitar Gotokuji eran los maneki nekos, estáis muy equivocados. Yo hice coincidir mi visita con el periodo de kojo del momiji, la época en la que todas las hojas de los árboles están rojizas.

Cuando le enseñé las fotos de los gatitos a algunos japoneses dijeron algo así como “ah, por esto es muy popular entre extranjeros eh?“, cuando la verdad es que, el día que fui casi toda la gente que había era japonesa.

Y es que si algo tiene la belleza de este lugar, no es necesario venir de fuera para poder apreciarla

En fin, que como cada año en esta época, me gusta aprovechar y sacar algunas fotos a estas estampas. Y aunque cada vez saco menos fotos, nunca está de más tener un recuerdo de por qué estoy aquí.

Últimamente no ando demasiado inspirado a la hora de escribir (ni de escribir ni de nada), pero para que ello no se convierta en una excusa para no publicar fotos, os dejo con ellas directamente.