Niebla

28
Feb
2011
Categorías: Blanco y negro, Urbana

Estatua en la niebla

Generalmente cuando vamos a hacer fotografías, estamos deseando contar con las mejores cualidades lumínicas, el cielo azul perfecto con manchas de esponjosas nubes de algodón, la cantidad de gente perfecta para que la fotografía quede como nos gustaría…

Cuando estamos en nuestra ciudad, esos parámetros podemos elegirlos simplemente diciendo “hoy no salgo a hacer fotos” o “hoy hace un día estupendo, me voy a hacer fotos!”. Desgraciadamente cuando hacemos fotografías en un , y tenemos una ruta planificada que, además, compartimos con más gente que no hace fotografías, es imposible cambiarlo y hay que adaptarse a las condiciones meteorológicas del momento.

Pero a veces, ese mal tiempo que no queríamos que ocurriese puede jugar en nuestro favor si sabemos utilizarlo en nuestra fotografías. El ejemplo que hoy muestro es el de un día totalmente neblado en la ciudad de Utrecht, Holanda.

Cuando la niebla es densa no podremos hacer fotografías de paisajes extensos ya que el campo de visión será muy limitado, pero aprovechando eso mismo podemos aportar un toque de profundidad: los elementos más cercanos aparecerán totalmente visibles mientras que los lejanos irán perdiéndose con un sutil degradado a blanco.

Si los edificios son lo suficientemente altos como en las imágenes presentadas, el efecto de la distancia también se aplica verticalmente. Los edificios altos irán desapareciendo en la niebla y a la vez tendremos una atmósfera misteriosa e interesante.

Si no fuese por el bullicio de gente, ¿a quién no le parecería un torreón de película antigua de miedo?

Tampoco hay que descartar acentuar este efecto a través del procesado. Por ejemplo, en la segunda fotografía, la estatuta en blanco y negro, quería intensificar la presencia de la niebla haciendo que el tejado del edificio quedase más difuminado, efecto que conseguí con un valor negativo en el parámetro Claridad en el Lightroom.