Otoño en Hibiya Koen

Si el verano en Japón es para los matsuris, en este caso tengo que decir que el otoño es para el kôyô!

Hace tiempo ya hablé sobre cómo se viven las estaciones por aquí por Japón, en especial sobre el otoño, así que esta vez tan solo comentaré acerca del lugar al que fui a ver las hojas teñidas de este año: El Hibiya.

Este parque está situado justo al lado del palacio imperial y, por muy raro que parezca habiendo paseado varias veces por ahí, no lo conocía hasta esta ocasión, que investigando sobre el kôyô tokyota apareció en alguna que otra web japonesa.

Otoño en Hibiya Koen

El caso es que al llegar me encontré con este panorama, de árboles dorados con tonos que iban desde el verde hasta el rojo iluminados por la luz del .

Como hace tiempo que no incluyo ninguna panorámica dejadme recordaros que al igual que en otras entradas, cuando veáis el iconito en la esquina de la foto podéis interactuar con la imagen para ver la panorámica entera ;)

Otoño en Hibiya Koen

La otra vez que estuve en el parque Inokashira, al oeste de , fui solo para poder disfrutar del paisaje mientras hacía fotos a mi ritmo, sin tener que preocuparme de que otra persona se aburriese porque fuese muy lento captando los fugaces momentos del día.

Otoño en Hibiya Koen

Y es que como cada año, este paisaje solo está una o dos semanas al año, porque el resto del otoño son árboles pelados. Así que es normal que haya disfrutado, porque otros años o ha llovido, o ha pasado algo que no me ha dejado verlo en su mejor momento.

Otoño en Hibiya Koen

En esta ocasión fui acompañado y la verdad es que tampoco está nada mal el plan de pasear tranquilamente, comentando el paisaje para acabar sentándose en un banco merendando sin tener que preocuparse de ir con las prisas de la vida metropolitana.

Si alguna vez vais a visitar Japón, que sepáis que el otoño (no solo el otoño, sino el momento en el que las hojas de los árboles cambian de color — momento que cambia un poco dependiendo de las temperaturas de cada año en cada región) es una gran época para venir, y si os lo montáis bien lo mismo hasta podéis libraros de las hordas de gente que hay en todos sitios viendo el espectáculo natural que es (como este parque donde no había casi nadie).