Manekinekos en el templo Gotokuji

El templo Gotokuji está situado en el distrito de Setagaya, en el suroeste de Tokyo, y es muy conocido por sus estatuas de maneki nekos (招き猫) o los gatos que invitan. Estos gatos son los que se ven en anuncios como los de Mixta y al contrario de lo que mucha gente piensa, no son chinos, sino japoneses. Se dice que traen buena suerte en forma de comida, dinero, beneficios y clientes y es por eso por lo que se puede ver en muchísimo de los negocios nipones debido a una creencia que tiene su origen en una leyenda del periodo Edo. Y es que dice la leyenda que el sacerdote superior del templo tenía un gato que quería mucho. Un día, el señor feudal Ii Naotaka, un daimyō que sirvió bajo el shogunato Tokugawa, se encontraba a las afueras del templo y vio al gato, que parecía estar haciéndole señales con la pata levantada, como invitándole a entrar. Naotaka, curioso, entró al templo y fue recibido por el sacerdote. Éste le ofreció te y un sermón mientras una fuerte tormenta eléctrica comenzó a caer fuera. El daimyō, agradecido, donó sacos de arroz y tierras al que por entonces no era más que un pobre

El santuario Tomioka Hachiman

Este templo, fundado en 1627, recibió protección del shogunato Tokugawa. Y por otro lado, era también aceptado por la gente de shitamachi. Venera al dios Hachiman que es una divinidad de la arquería y la guerra. Este dios, se conoce como dios de la guerra, pero realmente se define más correctamente como el dios que protege a los guerreros. También es un dios protector de Japón, el pueblo japonés, la casa imperial y el clan Minamoto. Además, este dios también era venerado por los campesinos como dios de la agricultura, y por los pescadores con la esperanza de que sus salidas al mar fuesen prolíficas. Incorpora elementos tanto budistas como shintoistas, ya que con la llegada del budismo en Japón, Hachiman se convertiría en una deidad sincretista. Pero en la época Meiji, perdería la protección del shogunato que tenía en el periodo Edo, aunque fue incluído en la lista del Tokyo Jissha (東京十社, 10 templos de Tokyo) por el gobierno Meiji (siendo de estatus inferior al templo Hikawa y otros santuarios en el ranking que el gobierno había decidido). El 10 de marzo de 1945 fue destruido debido al bombardeo de Tokyo. Cuando el emperador Hirohito estaba inspeccionando el área destruida una semana después, y recibió el informe de daños, describió

Boda en el templo Zenkôji

Un día cualquiera me dio un arrebato que ya contaré y me fui de la noche a la mañana a Nagano. Mi primera parada fue uno de los templos más grandes de la ciudad, si no el que más, que me pillaba de camino a mi objetivo principal del día, y cuando lo estaba visitando, desde la entrada principal, me encontré con esta estampa. Algunos me habían dicho que podía ser la celebración de la mayoría de edad, pero por el tipo de kimono de ella (furisode) y de él, yo diría casi con seguridad que se trataba de la sesión de fotos de una boda. Esta pareja se habría casado recientemente y estaban haciéndose fotografías de recuerdo como aquellas que hice yo por aquí hace ya unos 2 años (si no, no reconocería los tipos de kimono, si soy sincero). Paseaban por el templo más ilustre de la ciudad con el fotógrafo y sus ayudantes, y yo aprovechaba para robar estas imágenes que comparto con vosotros. Y esto fue el principio de un mini viaje que me pegué, aprovechando que me pillé un entre semana y pude ver lugares sin tanta multitud como suele haber los fines de semana. Y aún así, en la segunda

Pasando la primera gran nevada de 2014 en Higashi Koenji

Habiendo vivido casi toda mi vida en un lugar cálido como lo es Málaga, es normal que cuando nieve me lo tome como algo especial. Y más si nieva de esta manera! Aún así, no deja de ser un poco especial aquí en Tokyo porque aunque nieve, solo lo hace una o dos semanas al año… En esta ocasión, como ya dije el otro día, a mí me pilló con planes por Higashi Koenji. Así que si bien en la otra entrada mostré los alrededores de mi casa en la nevada, hoy enseño los de este otro barrio. Por cierto que entre las fotos del otro día y las de ahora, solo hay entre una y dos horas de diferencia, pero aún así se nota bastante cambio en el volumen de nieve acumulada en el suelo, ¿no? Pues imaginad como estaba por la noche cuando volvía a casa ;) ¿Por cierto, qué os parece que incluya de vez en cuando un vídeo? Ya lo hice con la nevada del año pasado pero no suelo hacerlo mucho porque lleva tiempo la edición. ¿Merece la pena? ;) Ya me diréis!

El parque Inokashira – 井の頭公園

Aunque el otro día ya enseñé algunas fotos del momiji en el parque Inokashira, no os hablé de él, así que voy a aprovechar la ocasión de hoy para hacer lo propio ;) Este parque está situado en el área de Musashino y Mitaka, y se llega también fácilmente desde la estación de Kichijoji, en la línea Chûo de la JR. Fue abierto en 1918 como regalo del Emperador al público en general, de ahí que su nombre original fuese Inokashira Onshi Kôen (井の頭恩師公園), algo así como El regalo imperial del parque Inokashira. Este parque, en mi opinión es uno de los mejores de Tôkyô. No es el típico parque tradicional japonés (de los que tienen zonas de piedras y arena…), sino uno más normal, donde la gente puede ir a relajarse, leer, tocar algún instrumento como la guitarra (o incluso el arpa), o pintar un cuadro. Además la distribución de sus caminos y el follaje de sus árboles lo hacen perfecto para pasear. Caminando por sus senderos puedes encontrar vistas muy espectaculares de los árboles sobre el lago del parque, especialmente si vas en una fecha como ésta, con los colores del otoño, o en primavera, donde se pueden ver

Mitama matsuri II

Como comentaba el otro día, cuando fui al Mitama matsuri en el templo Yasukuni, fui exclusivamente a hacer fotos, con todo el equipo y demás parafernalia, con lo cual siempre es un poco pesado pero me gusta pensar que al final merece la pena por el resultado. El caso es que al ir a hacer fotos, iba solo, sin haber quedado con nadie y aún así, fue un día con una gran actividad social, y eso es lo que quiero contar hoy (véase el tono de la entrada con fotos en blanco y negro :P) Generalmente, una de las cosas que suelo decir aquí en Japón es que (siempre basado en mi experiencia personal), imagino que por ser una ciudad grande, la gente va a lo suyo y no es fácil relacionarse con desconocidos de buenas a primeras (salvo eventos, fiestas y contadas ocasiones)… Pero este día me pasó algo curioso. Pese a que no era la persona más accesible del mundo por ir cargado con: la cámara, la bolsa de la cámara donde guardo el otro objetivo, la funda del 70-200 colgada del cinturón y el trípode… se acercó a hablar conmigo bastante gente. Con la excusa de que

Gokokuji

Gokokuji (護国寺) es el templo que da nombre a la estación de metro que más cerca tengo de casa. Por ello mismo y aprovechando que era época de florecimiento de cerezos, al poco de mudarme decidí darme un paseo por los alrededores. Fue establecido en 1681 por el quinto Shôgun Tokugawa Tsunayoshi, que se lo dedicó a su madre. Este templo budista, de la rama del Budismo Shingon, es famoso por haber resistido a los bombardeos aéreos sobre la ciudad de Tokyo durante la Segunda Guerra Mundial. Antes de entrar al recinto, se puede ver que es bastante grande para encontrarse en medio de la ciudad, y al entrar, además de poder ver un pequeño parque de estilo japonés, se puede ver una espectacular entrada que parece una escalera al cielo: Además, los detalles de los tejados, flores, estatuas y demás elementos que hay en el entorno, son bastante bonitos dando un ambiente de templo de película a la entrada tal y como se puede ver. Una vez subimos las escaleras nos encontramos con el edificio principal del templo que podemos ver en la foto que encabeza la entrada, y con la estatua de este buda bajo los cerezos en

Reto rojo

Después de mucho tiempo (más de un año?), me he decidido a volver a participar en el reto de La Familia Fotera. Y es que en cuanto leí el título se me vino una foto a la cabeza, por lo que no podía dejar pasar la oportunidad ;) Aún así, al final he cambiado de idea xD. La original que tenía pensada era un de los farolillos a la entrada del templo que hay en Waseda, pero en mi camino diario de vuelta a casa paso siempre por delante de estos dos toriis rojos. Y ya que desde hace tiempo tenía pensado enseñaros alguno de los mini templos que hay perdidos por toda la ciudad y además así dejo una entrada entera al susodicho templo y no a solo uno de sus farolillos, acabé decidiéndome por mostraros esta entrada. Curiosamente, he usado la misma técnica que usé para el reto anterior, la denominada técnica Brenizer: Hacer una panorámica con una apertura muy grande para que así el efecto del bokeh sea mayor. Como en todos los retos, he aquí la lista de los demás participantes ;)