Manekinekos en el templo Gotokuji

El templo Gotokuji está situado en el distrito de Setagaya, en el suroeste de Tokyo, y es muy conocido por sus estatuas de maneki nekos (招き猫) o los gatos que invitan. Estos gatos son los que se ven en anuncios como los de Mixta y al contrario de lo que mucha gente piensa, no son chinos, sino japoneses. Se dice que traen buena suerte en forma de comida, dinero, beneficios y clientes y es por eso por lo que se puede ver en muchísimo de los negocios nipones debido a una creencia que tiene su origen en una leyenda del periodo Edo. Y es que dice la leyenda que el sacerdote superior del templo tenía un gato que quería mucho. Un día, el señor feudal Ii Naotaka, un daimyō que sirvió bajo el shogunato Tokugawa, se encontraba a las afueras del templo y vio al gato, que parecía estar haciéndole señales con la pata levantada, como invitándole a entrar. Naotaka, curioso, entró al templo y fue recibido por el sacerdote. Éste le ofreció te y un sermón mientras una fuerte tormenta eléctrica comenzó a caer fuera. El daimyō, agradecido, donó sacos de arroz y tierras al que por entonces no era más que un pobre

Shonan Monorail (湘南モノレール)

La semana pasada, ni corto ni perezoso (por una vez en la vida), me fui a hacer unas fotos como material para mi nuevo proyecto y ya que fui expresamente me dije a mí mismo… ¿por qué no documentar el sitio? Seguramente a muchos amantes de los trenes les guste saber de la existencia de este monorail al sur de Tokyo. El monorail en cuestión son 6,6 km. de linea entre las estaciones de Ofuna y Shonan-Enoshima que se recorren en 15 minutos, en la ciudad de Kamakura, prefectura de Kanagawa al sur de Tokyo. Se puede llegar fácilmente en un solo tren desde la estación de Shinjuku mediante las líneas Shonan-Shinjuku o Saikyo. Éste es el aspecto que presenta la susodicha estación de Shonan-Enoshima, desde la cual podemos acceder a la isla de Enoshima andando si es que hemos preferido venir por aquí en vez de por el Enoden desde Kamakura. Esta línea, por motivos obvios debido a población y localización, no se puede comparar en números con el monorail de Tokyo ya que éste mueve  unos 80,000 clientes diarios con un coeficiente de operación de 86, contra los 14,000 clientes de la línea Shonan y su coeficiente de

Higanbana

ヒガンバナ (higanbana) es el nombre con el que normalmente se refieren a la Lycoris radiata, la flor conocida vulgarmente como flor del infierno, o red spider lily en inglés. Una flor de la familia de las Amarilidáceas (para quien sepa de flores, yo no) nativa de Asia :) Como florece en otoño, es normal en estas fechas que hayan eventos de visita a lugares donde predominan estas flores, al igual que hubo con las shibazakura al que fui cerca del Fuji. A diferencia del infierno de viajito de 2013 cerca del lago Kawaguchi, esta vez, sabiendo que se pondría de gente hasta los topes, quedamos con unos amigos que nos recogerían en coche cerca de las 4 y poco de la mañana con el plan de ir hasta el lugar donde se exponían las flores para llegar en cuanto abriese, antes de que nadie llegase y volvernos a medio día, cuando la caravana se formase… en sentido contrario. Poco antes de llegar al lugar, hicimos una mini parada donde pude hacer esta foto del sol saliendo por encima del pueblo. En este lugar, no sé si por culpa del sueño, o porque simplemente soy torpe, se me cayó el 50mm. de la

En la cima del monte Fuji

Cuando era estudiante en Japón, escuché una vez… Un hombre que no ha subido nunca al monte Fuji es un tonto. Pero aquel que lo ha subido más de una vez, es más tonto todavía. Y es que subir a la cima del monte emblema de Japón, ha sido siempre uno desde mis objetivos desde que llegué, pero siendo como soy, al final, entre una cosa y otra nunca lo había subido… hasta ahora! Gracias a mi amigo Nacho, que se encargó de organizar el viaje, por fin me animé a subirlo, y aquí relato los detalles de la subida. Básicamente que es mejor prepararse bien y no como ir a un picnic para subir la montaña más alta de Japón. Para subir al Fuji, digamos que hay varias rutas. La más fácil y popular es la llamada ruta Yoshida. Luego están otras como la ruta Subashiri, la Gotemba, Fujinomiya o la Ohachi-Meguri. Nosotros optamos por tomar la ruta Subashiri con la intención de librarnos de la aglomeración de gente que se podía ocasionar. No obstante, antes de llegar a la cima se une con la Yoshida igualmente, por lo que tampoco podríamos disfrutar de llegar a la cima solos

N3331, la cafetería situada en un antiguo andén entre las vías del tren

N3331 es el nombre de la cafetería ubicada en los andenes de la antigua estación de Manseibashi, que se situaba entre las paradas de Ochanomizu y Kanda, de la linea Chuo. Dicha estación ya no existe, pero los trenes siguen pasando por sus vías, como se puede ver en las fotos. De hecho, la estación es conocida entre algunos amantes de los trenes, como la estación fantasma. La cafetería tiene acceso a través del centro comercial mAAch ecute, el cual me recordó al Aka-Renga de Yokohama por el estilo y, lo primero que llama la atención, es que las escaleras para subir al andén son las originales que tenía la estación. Un detalle muy curioso, puesto que se conservan las paredes de la época y tiene una atmósfera antigua, completamente diferente al aspecto actual de la cafetería. Como vemos, en cuanto subimos las escaleras nos encontramos con una estética mucho más moderna, que no tiene nada que ver con lo que nos enseñaban las escaleras antiguas. El cartel, que pone N3331 CAFE & 和酒 (N3331 Café y licor japonés) nos da la bienvenida a una cafetería actual, casi de diseño, construida prácticamente con paredes de cristal para que los clientes puedan sentirse rodeados por los continuos trenes que pasan por

La iluminación nocturna del Rikugien (六義園)

Aunque ya ha entrado el frío y el momiji se acabó hace tiempo, no quiero que termine este año sin enseñar una de las formas de cómo se celebra aquí en Japón el paso del otoño con el cambio de colores en los árboles. Y es que es una gran costumbre el preparar lugares emblemáticos o simplemente llamativos a la vista con iluminación por la noche. Este es el caso del parque Rikugien, ubicado en mi anterior distrito, donde vivía antes, en Bunkyo-ku. Es un parque de estilo japonés, y eso, cuando el parque es medianamente grande, conlleva que haya un laguito como el que podéis ver, con sus rocas y sus árboles característicos creciendo en volumen horizontal más que en altura. Tampoco pueden faltar los picudos conos que rodean a otros árboles para darle la forma deseada con el paso de los años, apoyando sus ramas en las cuerdas que lo ayudan con el tiempo. Por supuesto no podemos olvidarnos de los puentes de piedra o madera que reflejen su imagen sobre el río correspondiente. Vais a disculpar hoy la calidad de las fotos, pero siendo fotografía nocturna y sin disponer de un trípode al hacer la foto (porque en la mayoría de

El Kôyô del parque Hibiya :: 日比谷公園の紅葉

Si el verano en Japón es para los matsuris, en este caso tengo que decir que el otoño es para el kôyô! Hace tiempo ya hablé sobre cómo se viven las estaciones por aquí por Japón, en especial sobre el otoño, así que esta vez tan solo comentaré acerca del lugar al que fui a ver las hojas teñidas de este año: El parque Hibiya. Este parque está situado justo al lado del palacio imperial y, por muy raro que parezca habiendo paseado varias veces por ahí, no lo conocía hasta esta ocasión, que investigando sobre el kôyô tokyota apareció en alguna que otra web japonesa. El caso es que al llegar me encontré con este panorama, de árboles dorados con tonos que iban desde el verde hasta el rojo iluminados por la luz del atardecer. Como hace tiempo que no incluyo ninguna panorámica dejadme recordaros que al igual que en otras entradas, cuando veáis el iconito en la esquina de la foto podéis interactuar con la imagen para ver la panorámica entera ;) La otra vez que estuve en el parque Inokashira, al oeste de Tokyo, fui solo para poder disfrutar del paisaje mientras hacía fotos a mi ritmo,

Pikachu Parade

Porque JAPÓN. Y no hay más. ¿Sabéis de estos vídeos que se ven de vez en cuando por Facebook principalmente, donde hay millones de Pikachus andando por la ciudad? Pues el otro día resultó que fui a uno de estos eventos que se celebró en Yokohama (y me enteré antes de que pasase). Nada más llegar a Sakuragichô, la estación que queda más cerca del lugar del evento que se celebraba por el Minato Mirai, ya se podían ver posters, pegatinas y decoraciones con Pikachu allá donde mirases. Al salir de la estación… sorpresa! Toda la gente con viseras amarillas y… un Pikachu gigante! Bueno, quien dice uno, dice mil. Los pikachus inflables de la primera foto estaban aquí mismo, justo delante de la estación, y si tenemos en cuenta que este pokemon en realidad mide unos 40cm. pues sí, todos son gigantescos. Pero es que el que medía 5m. era impresionante. Sin contar los carteles que se ven en el edificio del fondo ;) Dentro del centro comercial también habían carteles, muñecos y otras diversas decoraciones allá donde fueses. Éste en concreto era el Queens Tower, donde nos encontramos con la siguiente escena: Una fila enorme, de por lo menos cien Pikachus. El plato fuerte del día.